Empresa responsable, empresa verde

Cada vez son más las personas que se preocupan por ser responsables con su entorno y en la medida de sus posibilidades hacen cuanto está en sus manos para tener un ambiente más saludable y contaminar menos. En el caso de las empresas esta práctica está recogida en la Responsabilidad Social de la Empresa (RSE) y como lo define la Organización Internacional de Trabajo es el reflejo de la manera en que las empresas toman en consideración las repercusiones que tienen sus actividades sobre la sociedad. La RSE es una iniciativa de carácter voluntario que solo depende de la empresa, y se refiere a actividades que se consideran rebasan el mero cumplimiento de la legislación.

Una de las formas de actuar siendo más exigente de lo que marca la ley es en materia medioambiental. En este caso las empresas pueden ver claramente reflejado en sus cuentas lo positivo del asunto. Para ello, una de las prácticas es disminuir sus emisiones de CO2 y estar por debajo de la cuota que se les haya permitido, tienen la posibilidad de vender su parte no emitida; lo que se conoce como cupos o derechos. Algo que solo es posible en los países pertenecientes al protocolo de Kioto. Esta compra-venta ha sido criticada por los ecologistas.

Otro de los sectores de la economía al que se le atribuyen buena parte de la emisión de gases de efecto invernadero es al del trasporte; sí a esto se le añade el alto precio del combustible, da como resultado los esfuerzos que actualmente realiza la industria de la aviación para poder hacer funcionar sus aeronaves con biocombustibles. Según las últimas noticias, es previsible que para el 2015 en EE.UU. los aviones puedan volar con biocarburantes.

Un obrero siembra una plantaHace tan solo unos meses, se realizó un vuelo comercial de Ámsterdam a París con bioqueroseno (una mezcla de queroseno y aceite de cocina usado).  En este mismo orden de ideas, el uso de energías limpias –como solar  y eólica–  es cada vez más considerado por las empresas. Aunque en ocasiones requieran de una inversión inicial, a la larga es más rentable. Dependiendo de la ubicación geográfica, las condiciones climáticas y lo optimizado de sus instalaciones; las empresas pueden llagar a satisfacer sus necesidades e incluso vender los excedentes.   

Se puede ir más allá, en aspectos como separar la basura en las oficinas, que quizá consideremos más cotidianos, pero igual de importantes y que también suman, así como también se enmarca en las RSE. Para algunas empresas, el asunto medioambiental adquiere una dimensión mayor, llegando a organizar jornadas de carácter medioambiental; como reforestación de las zonas cercanas a su ubicación, en las que los voluntarios son los propios trabajadores; lo que pasa a ser un momento para compartir fuera del espacio físico y con otro punto de encuentro, de modo tal que se convierten en una razón de orgullo mutuo, entre la empresa y su capital humano.

Otra de las industrias que ha sido altamente contaminante por los productos que utiliza es la de la impresión. Es común que sus trabajadores padezcan enfermedades respiratorias que acortan sus expectativas de vida, Agusto Casamayor en Metamorfosis relata como ha sufrido en primera persona lo que es trabajar en una industria altamente contaminante. Actualmente asesora a otros sobre como realizar una actividad empresarial en consonancia con el medio ambiente.  
 



Deja tus comentarios aquí: