En el camino siempre saludables

Últimamente he viajado largas distancias por carretera. En Estados Unidos las vías están impecables haciendo que mis travesías sean mucho mas placenteras. Pero ese es otro tema. En esta oportunidad les voy a hablar de algo que durante mucho tiempo había considerado el terror de mis viajes: la comida.

Siendo una persona cuidadosa de mi alimentación y entendiendo la importancia de la dieta diaria sobre mi salud, he indagado todos los restaurantes que se encuentran ubicados a lo largo del camino y ninguno de ellos nos presenta comidas saludables. La mayoría ofrece grandes porciones de alimentos procesados y sodas tamaño gigante.

en-el-camino0Un truco que me ha funcionado muy bien es llevar un pequeño cooler con frutas, barras de granola (las gluten free son una delicia), frutas secas, agua y té. También empaco algunas bolsitas con chips y ensalada de atún con pan integral cuando la distancia es más larga.

Esto lo he hecho cuando viajo por carro. Sin embargo, al hacerlo por avión mi opción más cómoda es comer, bien sea en el hotel, o en los restaurantes que me queden a lo largo de mi paseo. Esto es un error, si tomo en cuenta que todo lo que se sirve en la calle está saturado de grasa y azúcares.

Una sugerencia podría ser la de reservar las habitaciones con cocina de manera que podamos tomar nuestro desayuno en ella y evitar el famoso «all you can eat» del buffet de los hoteles. En caso de que el cuarto no tenga refrigerador, podríamos utilizar el cubo de hielo para mantener a temperatura el yogur, los quesos o la leche. Estos ingredientes los podemos acompañar con cereal y frutas.

Así tomaremos un desayuno nutritivo y energético a la vez que ahorraremos ese dinerito para comprarnos algún antojo viajero. Créanme que funciona especialmente si viajamos con niños.

La otra sugerencia es localizar restaurantes de comida saludable. Pueden ser vegetarianos para quienes no coman carne, o simplemente ubicar un buen restaurante (los más caros no necesariamente son los mejores) a través de la aplicación gratis YELP especificando «healthy food» o comida saludable en la búsqueda.

en-el-caminoRecientemente durante mi paseo por Hilton Head en Carolina del Sur me llevé una agradable sorpresa cuando por sugerencia de un habitante de esa bella isla, almorcé con mi familia en un restaurante poco turístico. El lugar en cuestión además de estar exquisitamente decorado ofrecía comida local súper fresca. Allí devoré uno de los pescados más sabrosos que he comido en mi vida.

La mayoría de los hoteles hoy en día tienen gimnasio y piscina, pero particularmente me resulta aburridísimo utilizar estas instalaciones. Además pienso que pierdo un tiempo importante de mis vacaciones, por esto prefiero realizar largas caminatas por los diferentes parques que se encuentran inmersos en las ciudades o pueblos que visito.

En fin, el asunto de comer y mantenernos saludables cuando viajamos no es tan difícil como parece y si lo hacemos divertido mucho mejor. ¡Siempre hay opciones!

 



Deja tus comentarios aquí: