En la familia enseñamos y aprendemos todo el tiempo

La familia es el lugar en donde se internalizan los límites, propios y de los demás, así como también la importancia de respetarlos. 

En la familia enseñamos y aprendemos todo el tiempo, no hay manera de evitarlo, para bien o para mal.

Generalmente, los hijos internalizan los modelos de sus padres (aunque los hayan padecido). Muchos especialistas llaman “herencia social negativa” a la violencia física y psíquica que repiten como abusadores los hijos que fueron abusados.

Hay padres que buscan una guía práctica para la crianza de sus hijos; sin embargo, no existe ningún manual de instrucciones que se pueda seguir tal cual, ya que cada crianza es única, tal y como lo son las personas que crían y quienes son criados.

Las Constelaciones Familiares nos enseñan que la educación, dentro y fuera de la familia, debe estar guiada por el respeto y la valoración de las individualidades. Es decir, que los valores familiares deben ser inclusivos de las particularidades. La integración ha de ser la premisa máxima en un sistema familiar sano.

Los adultos de la familia son los responsables de dar el ejemplo, y a la vez de revisar cada cierto tiempo sus valores, para así adaptarlos si así lo exige la situación. Tengamos en cuenta que los patrones familiares pueden cambiar, como cambia todo en la vida.

Mantengamos presente que nuestra madurez toma forma cuando asumimos nuestras relaciones con responsabilidad. Cuando nos valoramos y valoramos a los otros como seres únicos, empezamos a mejorar nuestros vínculos.



Deja tus comentarios aquí: