¿En manos de quién está tu paz?

Ante tantos desafíos que vivimos en la actualidad, ¿será posible sentir calma y tranquilidad?

Son innegables los desafíos que nos toca atravesar en nuestra cotidianidad. Por ejemplo, en Venezuela existe una serie de eventos que atentan contra nuestra tranquilidad. Sin embargo, más allá de nuestras fronteras vemos que la situación es similar. Es que pareciera que el mundo cada vez está más convulsionado y por tanto nuestra paz se aleja, si no sabemos vivir de otro modo. Además, si miramos nuestro entorno inmediato: familia, amigos o ambiente de trabajo; si esperamos que allí haya paz para sentirnos bien y eso no ocurre, nuestro bienestar estará en manos de terceros y eso es un problema.

Ahora sé que la paz no depende de lo que ocurre fuera de mí, por el contrario, es un estado al que puedo acceder siempre y que es muy útil en momentos en los que percibo conflicto a mi alrededor o incluso dentro de mí. En el pasado, creía que mi paz dependía de que las cosas marcharan de acuerdo a lo que yo pensaba que estaba bien o de que la gente reaccionara de acuerdo a mis expectativas. Cuando veía la situación de esa manera, siempre estaba en manos de otros.

Así que decidí elegir la paz y recorrer un camino que me llevara a ella. Entonces, he limpiado mi interior, desechando mis juicios y desarrollando la compasión, que me hace mirar a los demás y lo que ocurre de manera distinta. He tomado decisiones que me llevan a la calma, me he deshecho de la necesidad de tener la razón y he perdonado a aquellas personas que según mi punto de vista me habían dañado. Todo esto ha hecho que me reconcilie conmigo, con el mundo y, por supuesto, ha contribuido a fortalecer esa sensación interna de aceptación y paz. Podría ser una camino largo, pero vaya que vale cada actividad y tiempo invertidos para lograrlo. ¡La sensación es sabrosa! A veces pareciera que llegas a un espacio donde el tiempo no existe y solo hay tranquilidad, serenidad y calma.

Si en tu caso sientes que el conflicto forma parte de tu vida, aunque ahora mismo no puedas ver qué parte de ti contribuye con esa experiencia, te invito a indagar un poco más, a no conformarte con esa forma de existir, a darte cuenta de que te mereces vivir mejor y a buscar lo que genera paz en tu interior.

Tips para promover tu paz:

  1. Oye música relajante.
  2. Aprende a meditar o practica yoga, hazlo con regularidad.
  3. Elige un lugar tranquilo para caminar o hacer ejercicios.
  4. Si estás viendo u oyendo noticias y estas te perturban, elige otra actividad.
  5. Si estás en medio de una discusión, ten la valentía de parar y decir: así no, conversemos luego cuando estemos más calmados.
  6. Te regalo este texto extraído del libro de Bob Mandel, Apples. Son pequeñas meditaciones diarias: “La paz es más que la ausencia de conflicto. Es la poderosa presencia de amor, tolerancia, compasión y perdón… Requiere de mucha valentía, paciencia y serenidad interior andar un camino de paz en medio de un mundo en conflicto. Tú puedes”.


Deja tus comentarios aquí: