En mi vida no hay eventos negativos

La vida nos pone de manera permanente pequeñas o grandes pruebas a las cuales debemos enfrentarnos, y que pueden cambiar de manera más o menos amplia el curso de nuestra cotidianidad. Nuestra manera de actuar, ante estos tipos de eventos, depende en gran parte de nuestra capacidad de relativizar su impacto negativo.

Tomemos un ejemplo común que pude encontrar varias veces con mis clientes: Después de varios años de trabajo leal y serio, la empresa donde Juan estaba empleado, decidió despedirle sin motivos verdaderos. Pasado el momento de sorpresa y de angustia sobre un futuro que ahora no se ve tan claro, le queda a Juan dos opciones, no más. Quejarse de la injusticia de la vida, llorando sobre su sorteo, deseando la maldición a su desgraciado jefe, o tratar de ver, lo más pronto posible, cómo se podría convertir esta derrota en victoria. Aquí no se trata de juzgar si la despedida puede ser justificada o no, sino de dar a entender que lo más importante es saber como se puede seguir avanzando.

La mayoría de la gente exitosa lo confiesa: fue en un momento de crisis que decidieron echarse en el aire, tomando una decisión que cambió su vida, una para emprender un negocio, otra para dedicarse a una pasión oculta hasta ahora, es decir cambiando totalmente de estilo de vida porque era la única opción sostenible que les quedaba.

¿Qué significa eso? Ante todo, que los eventos como tal no son ni malos ni buenos. Es lo que decidimos hacer de ellos lo que los convierten en hechos positivos o negativos. Frente a cada mala broma que parece hacerle la vida, siempre le quedan esas dos opciones: quejarse o plantearse como se puede sacar el lado positivo de la situación. No se trata de hacer muestra de un positivismo complaciente en el puro estilo de la filosofía de Leibnitz, sino de admitir un sencillo fenómeno mecánico: lo que está parado no avanza más. Si me quedo parado, mirando lo negativo de mi situación, no puedo pretender desarrollarme más. Desde el día que entendí eso, decidí que no habrá mas eventos negativos en mi vida…

 



Deja tus comentarios aquí: