Un ensayo mental

En un asiento cómodo y un lugar tranquilo cierra los ojos… inhala y exhala aire despacio, con tranquilidad, recuerda una situación desagradable o violenta de tu pasado, imagínala e intenta revivir esa situación, presta atención a tus pensamientos y sentimientos. Si consigues evocarlos con fuerza notarás cómo retornan esas sensaciones desagradables de rabia, ira, miedo, melancolía, o cualquiera que sea. Si tuvieras que vivir con estos sentimientos de ahora en adelante ellos afectarían por ende tus capacidades y tus actos.

Ahora, deja pasar unos minutos e intenta el mismo ejercicio pero con una situación contraria. Inténtalo ahora con una experiencia placentera, positiva o exitosa. Esto permite darnos cuenta los efectos que generan tales experiencias positivas con sus respectivos sentimientos. De este experimento te quedará un estado de ánimo placentero y favorable, y de allí, verás cómo encaras de una manera más positiva los desafíos de la vida.

Practica en serio este par de ejercicios, estos servirán para entender que el pensamiento y sus funciones determinan la actividad corporal y el comportamiento, lo que hacemos y dejamos de hacer.

Por ende, somos lo que pensamos. 

La aparición de pensamientos negativos de manera reiterada no podemos evitarla, pero sí podemos reemplazar estas por ideas positivas.

En la actualidad la psicología moderna dispone de técnicas y mucha información que lo hace posible. Las ideas negativas, creencias o malas concepciones pueden sustituirse por otras positivas. Los pensamientos negativos desaparecen cuando reconocemos sus causas dando lugar a la orientación intelectual y afectiva positiva.

El pesimismo no hay que reprimirlo, pero sí reemplazarlo por optimismo.

Es por eso importante controlar los pensamientos negativos, de lo contrario, estos se independizarán de manera sigilosa.

Podemos reemplazar un pensamiento negativo yendo a sus raíces..: ¿cómo se produjo esta idea negativa?  ¿de donde proviene esta idea? ¿es verdad? ¿Qué pasa cuando pienso sobre esto de otra manera? ¿qué me va a aportar pensar de esta forma?

Cuando esta reflexión lógica no llega a producir los resultados esperados podemos recurrir al auto hipnosis, la meditación, etc.

No hay pensamiento, idea, fantasía o realización creativa que no venga acompañado de un sentimiento o una emoción.

Y tal como las células del cuerpo tienen sus estructuras específicas, y todas juntas forman una red cibernética que dependen una de otras, también los pensamientos se ordenan en un sistema, se relacionan uno con otros por medio de asociaciones, ejercen atracción sobre otros pensamientos del mismo signo y rechazan pensamientos diferentes o que perturbe la fluidez del pensamiento de turno.

De estas asociaciones nacen finalmente las ideas y nociones claras, que una vez verificadas lógicamente por la experiencia llevan a una acción, la cual significa actuar en el plano de la realidad.

Y entonces la realidad deriva del pensamiento o de los pensamientos, lo que corrobora una vez más que la realidad es una construcción mental.



Deja tus comentarios aquí: