Entendiendo el llanto de los bebés amamantados

A simple vista la noticia asusta: los bebés que toman leche materna lloran más que aquellos alimentados con fórmula. Para unos padres agotados con las labores de crianza (sobre todo si son primerizos) esto suena como una invitación a dejar la teta y llenar el biberón. Pero no hay que tomarse la noticia tan rápido, ni tan a pecho.

beyonce_pregnantSi no pregúntele a Paulina Rubio, detenida el año pasado tras un accidente de tránsito Según dijo a la policía “estaba extenuada de amamantar a su bebé”. Y pesar de su carácter difícil y sus aires de diva, Paulina no desistió y le dio teta por seis meses.

¿Qué hay de Beyonce? Tras pagar $1.3 millones para cerrar todo un piso del hospital donde dio a luz a Blue Ivy (y fue parto natural, no cesárea) ahora planea amamantar como una forma de perder peso y crear un vínculo amoroso mas fuerte con su hija. Jay-Z tendrá que adaptarse a los cambios que esto traerá a su vida sexual, y quizás, esto estimulará su creatividad (no dejes de leer este artículo sobre el sexo en la lactancia).

LOS BEBÉS LLORAN, PERO NO SIEMPRE ES POR HAMBRE

Un estudio recién publicado por el Consejo de Educación Médica del Reino Unido determinó que los bebés que toman leche materna pueden ser más exigentes y llorar con mayor frecuencia que aquellos que toman fórmula infantil. Pero esto ocurre, aclaran, porque esa es su manera de comunicarse. ¿De qué otra manera pueden pedir comida, si no es llorando? El mismo estudio determinó que los bebés alimentados con fórmula pueden estar sobrealimentados, y toma nota de esto, ganar peso muy rápidamente.

En Inspirulina somos militantes de la lactancia materna. Y cada vez hay más evidencia de los beneficios de la leche materna para los niños. Por ejemplo, se portan mejor, desarrollan un gusto más variado por los alimentos y previene el asma.

La recomendación final del estudio británico para las madres que dan pecho es sencilla: paciencia, perseverancia y entender mejor el llanto del bebé. Muchas veces lloran no por hambre, sino por cansancio, incomodidad o un pañal sucio.

Rosie Dodds del Fondo Nacional de Partos y Nacimientos del Reino Unido reconoce que si bien las primeras semanas de lactancia pueden ser estresantes, sobre todo en culturas donde la fórmula y el biberón son la norma, una vez que las madres agarran la onda todo es más sencillo. “Pan comido”, como dice Dodds.

amamantar2

En otras palabras, saben cuándo es el momento de dar teta y lo hacen con facilidad. Y barriga llena… corazón contento.

MAS TETA, MENOS PANZA

Otro estudio reciente ofrece unas buenas razones para seguir adelante con la leche materna: los niños tienen 55% menos de probabilidades de ser obesos.

La investigación, que apareció en el Diario Estadounidense de Nutrición Clínica, señala que los niños amamantados toman menos jugos o bebidas azucaradas, reduciendo las probabilidades de que tengan sobrepeso. Los autores creen que de alguna forma la lactancia materna podría programar biológicamente el metabolismo y la conducta alimentaria de los niños para protegerlos de la obesidad.

La leche materna es el alimento más sano y natural. No desistas tan rápido. Si quieres más información, en Inspirulina tenemos muchos artículos cargados de datos e inspiración. Solo tienes que teclear la palabra lactancia en el buscador… y seguir dando amor.

 



Deja tus comentarios aquí: