Entrenando la mente millonaria

Mente millonaria

¿Cuántas horas al día dedicamos para sobrevivir?

¿Cuántas horas al día dedicamos para vivir los sueños?

La gran diferencia entre las personas que viven soñando y las que viven sus sueños es el tiempo que dedican a construir sus riquezas. Algunos pasan hasta días y meses demasiado ocupados en cosas que no construyen la vida que desean.

De acuerdo con T. Harv Eker, al autor de “Secretos de una Mente Millonaria” es recomendable comenzar a dedicar entre 4 y 8 horas semanales para construir nuestra riqueza.

Eso equivale a unos 30 minutos diarios para educarnos en lo que será luego la fuente de nuestra tranquilidad financiera.

¿Qué podemos hacer en los primeros 30 minutos del entrenamiento?

  1. Aprender de Inversiones: La mayoría de las personas pasan horas frente al televisor, literalmente quemando su tiempo. Quienes logran una vida financieramente satisfactoria, ven menos televisión y se enfocan en aprender cómo hacer para que su dinero se multiplique, y así vivir con los de la televisión. Preguntarle a otro en qué debes invertir tu dinero, es dejar en otros la responsabilidad de tu futuro!
  1. Invertir: Esto de arriesgar dinero por dinero, es muy similar a manejar bicicleta. Una vez que te sabes la teoría, es hora de montarte en la bicicleta y llevar los golpes necesarios que te harán desarrollar el equilibrio. No comiences invirtiendo todo lo que tienes en el banco, sino que dedica una cantidad pequeña para practicar y aprender. Es mejor ganar poco y estar tranquilo, que dejarte llevar por la ambición y luego no poder dormir de los nervios. Se trata de hacer que tu dinero trabaje contigo, no que tu dinero se haga cargo de tus locuras.
  1. Crear fuentes de Ingresos Pasivos: Esto pareciera igual  que la inversión, pero en realidad es algo totalmente diferente. Los ingresos pasivos son las creaciones propias que nos permiten recibir dinero sin necesidad de estar presentes. Nada tiene que ver con las redes multinivel, porque éstas te exigen atención constante. Los ingresos pasivos son todas aquellas cosas que puedes ofrecer como franquicias, o por las que puedes cobrar derechos de autor. ¿Sabes cuántas versiones existen de la canción “Caballo Viejo” alrededor del mundo? Unas 300 versiones, y para cada una de ellas existió un contrato de pago a Don Simón Díaz, por el uso de la letra de su canción.

Ahora que ya sabes lo que separa a los soñadores de los que disfrutan su dinero, te dejo con esta pregunta:

¿Cómo puedes dedicar 8 horas diarias a “ganarte la vida”, y no dedicar ni siquiera 30 minutos a “crearte la vida” que sueñas?

La educación financiera NO es un privilegio de pocos, sino una responsabilidad de todos.

 

Gracias por Existir,

Firma Joselyn - Morado sin fondo



Deja tus comentarios aquí: