¡Envejecer con salud es no envejecer!

Las mujeres, como los buenos vinos mientras mas maduritas más experimentadas y más serenas, mas divinas… pero este proceso de envejecimiento se asocia con muchos cambios en las funciones fisiológicas y hormonales. Entre los cambios más dramáticos esta una reducción en la producción de estrógeno que acompaña a la menopausia. Este periodo de vida tiene requerimientos nutricionales especiales y créanme que la diferencia entre las damas que se alimentan bien y las que no lo hacen propiamente es impresionante.

Los investigadores han llegado a un consenso en la dieta de las mujeres menopáusicas, entre los que se encuentran: una dieta rica en verduras, granos, frutas y calcio, y al mismo tiempo una disminución de las grasas, alcohol, calorías y cafeína. La disminución de las hormonas femeninas durante la menopausia trae otras consecuencias que también nos predisponen a otras enfermedades como por ejemplo la osteoporosis. El incremento en el consumo de calcio y el ejercicio moderado son esenciales para evitar esta enfermedad debilitante que puede provocarle fracturas a aproximadamente la mitad de todas la mujeres mayores de 50 años.

Tener Bajos Niveles de Estrógeno Puede Incrementar el Colesterol

Estudios médicos y científicos recomiendan a las mujeres mayores de 50 años sometidas a terapia de reemplazo de estrógeno tomar 1200 miligramos de calcio diariamente, mientras que las aquellas que no la reciben y las mayores de 65 anos deberían tomar 1500 mg diarios. También es recomendable limitar la cantidad de refrescos que se consumen diariamente, debido a que estos tienen altos niveles de fósforo, lo cual puede ocasionar pérdida ósea.

Antes de la menopausia, el estrógeno ayuda a proteger las paredes arteriales en la mujer de grasa y colesterol. Debido a que esta protección desaparece las menopáusicas son más vulnerables a las enfermedades cardiacas. Para compensar esta situación se recomienda una dieta rica en granos, frutas y verduras. El cáncer de seno, colon y de pulmón es otro significativo riesgo para las mujeres en la menopausia. Existe evidencia científica que sugiere que una dieta rica en vitaminas antioxidantes puede tener un efecto protector para el cáncer.

 Las vegetarianas pueden tener menos molestias:

En los Estados Unidos, la evidencia ha mostrado que las mujeres vegetarianas tienen menos molestias relacionadas con la menopausia. Los investigadores han observado que estrógenos derivados de plantas, particularmente de productos de soya y legumbres, pueden ayudar a modular las fluctuaciones hormonales en la menopausia.

Para mantener el peso del cuerpo en los niveles premenopáusicos, las mujeres pueden necesitar reducir su ingesta calórica del 10 al 15%, con un correspondiente incremento de la calidad de los nutrientes y la actividad física.

La cafeína puede incrementar el número e intensidad de los bochornos y también el riesgo de osteoporosis aumento del colesterol, lo que hace pensar lógicamente que su limitación trae beneficios significativos.

Aunque la menopausia presenta desafíos especiales para la mujer, procurar adecuadas cantidades de calcio, limitar las grasas animales, consumir abundantes granos enteros, frutas y verduras y hacer ejercicio frecuentemente puede ayudar a asegurar un saludable paso de las mujeres a través de la menopausia.



Deja tus comentarios aquí: