Equilibra tu balanza emocional

La relación con nuestro bebé en el vientre es celular, nuestra comunicación no depende de lo que se expresa, va más allá. Todo lo que afecta a las células de nuestro cuerpo afectan también de manera positiva o negativa a nuestro bebé. Mamá no tiene forma de esconder o evadir un sentimiento ya que en el vientre su hijo se impregna de él. Es por eso que debemos buscar, como gestadoras, nuestro propio bienestar, que va a redundar en el bienestar de nuestro hijo.

Cuando estamos embarazadas somos un poco más vulnerables por la revolución hormonal que vivimos y los cambios que implica la maternidad, también hay sucesos que se escapan de las manos de mamá y que afectan su estabilidad emocional, aumentando su ansiedad y estrés: los conflictos sociales, una muerte inesperada, una enfermedad en la familia, la ruptura con la pareja, allí se tiene que encender la alarma  e intentar retornar al equilibrio.

Para eso te propongo algunas prácticas que puedes realizar en la búsqueda  de nivelar la balanza emocional:

  • Descansa física y mentalmente, intenta desconectarte de aquello que te produce ansiedad, utiliza técnicas de relajación, medita, ora, busca esa actividad que te lleva a la calma.
  • Una buena alimentación colabora en que los niveles de ansiedad no aumenten, aunque de vez en cuando te permitas un dulce, intenta que el grueso de tu alimentación sea nutritiva.
  • Practica alguna actividad física que te cause sosiego: yoga, natación, caminar al aire libre, suelen ser de los mejores ejercicios durante el embarazo.
  • Aprovecha de leer, escuchar música, bailar para relajarte y librerar tensiones.
  • Habla con tu bebé y dile lo que sientes, lo que estás viviendo, verbalizar también te ayuda a evaluar y drenar tus emociones.
  • Busca apoyo si observas que se te escapa de las manos, apoyo en la familia, en especialistas e incluso en personas que hayan tenido una experiencia similar y la superaron satisfactoriamente.

Michel Odent indica que “Es importante cuidar y proteger el estado emocional de las mujeres embarazadas, puesto que ellas están gestando las generaciones futuras, y de su bienestar y equilibrio emocional, depende la salud física y emocional de esas criaturas por nacer”.



Deja tus comentarios aquí: