¿Eres feliz en tu trabajo? ¿Te estás quemando?

Durante años hemos escuchado en nuestro país que las instituciones públicas no funcionan, hemos hablado de Burocracia, ineficiencia, ausentismo laboral, inclusive hemos establecido vocablos propios como: “Reposero”, y día a día creemos menos en los funcionarios públicos.

empleadoquemado2

Estudiar al trabajador público permite analizar su forma de ser, sus actitudes, su comportamiento, y nos hemos percatado que definitivamente necesita ayuda y si no la consigue es evidente que va rumbo a enfermarse o morirse laboralmente.

La sobrecarga de trabajo, la burocracia, los malos jefes y malos compañeros de trabajo pueden conducir a un empleado a sufrir del síndrome del empleado quemado, o en inglés “burnout”, que se debe a un estado de agotamiento unido a un sentimiento de falta de eficiencia que se desencadenan en la negligencia con los objetivos que debe cumplir el trabajador.

Burnout o síndrome del empleado quemado es un termino antiguo acuñado por el psiquiatra Herbert Freudenberger; quien lo define como la falta de motivación o incentivos, especialmente cuando no se alcanzan los resultados deseados. Él escribió su estudio al observar que la mayoría de los compañeros sufrían una progresiva pérdida de energía al año de empezar a trabajar, además de ansiedad y depresión por la falta de recompensa o satisfacción en el trabajo.

Una organización sana genera espacios de crecimiento y superación con el fin de erradicar el stres laboral

Escuché de este síndrome por un trabajo hecho por mi amiga Psicóloga Katy Labrador, y para mi sorpresa este síndrome suele darse con mayor frecuencia en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención a terceros. Los docentes, cajeras, personas de taquillas, personas que trabajan en atención al cliente, entre otros pueden llegar a ser motivo de baja laboral, ya que llega un momento en que el empleado se encuentra física y mentalmente incapacitado para desarrollar su trabajo.

Algunos padecen el síndrome pero no lo saben; se levantan cansados y sin ganas de ir al trabajo y no es un tema de falta descanso, puedes haber dormido 7 u 8 horas pero el cansancio permanece. Muchos sienten que murieron a su vida personal y ahora viven para el trabajo, resultándoles indiferentes cualquier nuevo desafío o gratificación, ahí puede saltar la alarma, es posible que necesites examinar tu vida.

Los trabajadores quemados pueden ser aquellos que tienen la sensación de estar sobrecargados, abandonando su vida personal y su salud para atender las tareas laborales, se olvidan de todo y se entregan por completo a su trabajo.Tambien podrían ser aquellos que se sienten sin ningún tipo de motivación y siempre quieren cambiar de trabajo. Otro tipo son aquellos que sienten que no controlan los resultados de su trabajo y que no se les reconoce el esfuerzo. Finalmente, optan por ser negligentes y por abandonar sus responsabilidades.

Un Empleado Quemado está tan frustado laboralmente que baja los brazos; no hay ningún tipo de motivación para levantarlos de nuevo

Algunos psicólogos afirman que este síndrome es producto de la desorganización de las instituciones. El estilo de mando excesivamente rígido tampoco permite al trabajador tomar decisiones, los horarios poco flexibles o formas inconsistentes de premiar o castigar el esfuerzo son algunas de las dinámicas que deben analizarse y modificarse en las instituciones.

Parte de las recomendaciones es realizar talleres que les explique a sus trabajadores como dar frente al estrés. Algunas organizaciones tienen talleres y terapias de relajación para sus empleados, nuestra recomendación es generar intencionalmente espacios donde se identifique el nivel de stress y trabajar en grupos dependiendo de el nivel y hacer seguimiento a su mejoría.

Una gran parte de empleados públicos en nuestro país están incapacitados para desarrollar su trabajo.

En mis últimas asesorías, he podido trabajar con el deporte, generar espacios deportivos es una de las mejores herramientas para que los trabajadores cambien de ambiente y salgan de la rutina laboral que los ahoga. Romper los esquemas tradicionales en el trabajo puede partir desde un acto tan sencillo como colocar los trabajadores en un espacio abierto con un implemento deportivo y los resultados son sorprendentes.

Algunos afirman que el síndrome del Empleado Quemado puede demorar entre 2 a 3 meses su recuperación, debido a los cuadros graves de ansiedad y estrés, inclusive algunos pueden desarrollar un infarto cardíaco o caer en adicciones. Es común en nuestro país ver los casinos, Bingos y casas de juego llenos luego de una jornada laboral, como una vía para desestrasarse, pero la verdad es que cada vez abren más sitios similares y el stress laboral crece.

El proceso de Coaching que desarrollamos en nuestras asesorías organizacionales permite que los trabajadores comprendan de manera clara el valor de su trabajo, reconocer que tiene sentido y significado aún cuando hayan perdido todo el interés.

Si crees que estás en un camino sin retorno y que la única manera de salir es renunciar de tu trabajo, probablemente lo sea; yo lo hice, pero tal vez no sea tu caso, es por eso que es propicio que inicies un proceso para restaurar tus pensamientos, emociones y conductas; si la empresa no la garantiza, un terapeuta, mentor o Coach podría ayudarte a seguir adelante.

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida…Confucio



Deja tus comentarios aquí: