¿Eres una persona tóxica?

Mientras suele ser común escuchar habar de “malas personas,” ahora se refiere también a personas “tóxicas.” Estas personas son egoístas y tienden a proyectar sus defectos en los demás. Al poner las cosas negativas en los otros, intentan hacer desaparecer sus problemas.

Si te haz preguntado, ¿qué tipo de persona puede ser tóxica? Existen ciertas características que cuando se juntan, crean una persona tóxica, que suelen parecer normales y seguros de sí mismos, pero no lo son.

 

Los signos más comunes de las personas tóxicas:

· Envidia:

El mal más frecuente en una persona tóxica es sentir rabia por algo que desea y que el otro tiene. Además, intenta buscar cómplices y excluir a esa persona, llenando a los demás de mentiras y chismes para alejarlos.

 

· Autoritario:

Alguien que siempre quiere demostrar su autoridad es con frecuencia una persona insegura y que necesita tener a los otros bajo su control para sentirse mejor. Sin embargo, esta persona tóxica nunca se siente satisfecho, por lo que humilla, amenaza, reclama, y hasta critica todo.

Esta es una persona que se siente mejor cuando los demás son vulnerables a su poder.

 

· Manipulador:

Muchas veces, una persona manipuladora pasa desapercibida, pues sabe manejar sus relaciones y se muestra amigable. Una de las formas de manipular emocionalmente es mostrarse empático para después utilizar la información que tiene para su beneficio.

Otra de las formas de manipulación emocional común, es hacer sentir culpable al otro. Además, mentir es natural para ellos y saben bien como utilizar sus mentiras, hasta haciéndose pasar por las víctimas para conseguir la aprobación de los demás.

 

· Pesimista:

Para estas personas todo es negativo y siempre se estarán quejando. Por eso mismo, siempre actúan de forma negativa y esperan lo peor de cada situación. Tienen además baja autoestima lo que los lleva a ser inseguros.

 

· Psicópata:

Este es el personaje más peligroso, pues no tiene ni una gota de remordimiento y no le importan los demás en lo absoluto. Suelen ser muy ambiciosos y hacen todo para lograr sus metas, arrasando con quien se atraviese en su camino.

 

En una relación, ¿son dos personas tóxicas o solo una?

Basta con una sola persona para crear un ambiente tóxico, pero como todas las relaciones, se necesitan dos personas. Es decir, que aunque uno solo sea el personaje tóxico, la otra persona desempeña un papel importante al dejarse contagiar o no de esta actitud.

La persona tóxica siempre va a pensar que el problema es del otro. Usualmente, la otra persona es la victima y tiende a culparse a sí mismo por los problemas. Una perfecta manipulación emocional, sea de una relación romántica o de amistad, es difícil admitir que el otro nos hace daño.

 

Cómo identificar si tú eres una persona tóxica

Es inusual que una persona tóxica sea capaz de parar y pensar sobre sus acciones. Aun así, si empiezas a notar que te estás comportando de una manera negativa, tal vez sea hora de analizar quien eres.

 

Primero, analiza tus acciones y luego cámbialas.

 

Envidioso:

Considera qué te hace envidioso, escribe una lista de tus emociones y como éstas afectan tu vida. Si aceptas tu sentimiento de envidia, puedes cambiarlo. Concéntrate en lo que tienes, y no lo que te falta.

Júntate con personas positivas, generosas, y humildes, así empezarás a actuar de igual forma. Haz listas también de lo que te genera gratitud y halaga a quienes admiras.

 

Autoritario:

La base de este comportamiento es la falta de seguridad. La baja autoestima hace que pierdas tu confianza y que sientas la necesidad de compensar al demostrar poder sobre los demás.

Empieza a pensar positivamente sobre ti mismo, sobre tu trabajo, tus logros y quienes te rodean. Poco a poco vas a sentirte más seguro y dejarás de querer controlar a los otros.

 

Manipulador:

Esta actitud es el resultado de falta de desarrollo emocional. Reconoce tus emociones, procésalas y exprésalas. Cuando eres capaz de mostrar como te sientes, dejas de mentirte a ti y a los demás.

 

Pesimista:

Ser positivo es una de las mejores herramientas para alcanzar el éxito. Ser optimista no significa que todo salga bien por si solo, pero es una forma más fácil de ser proactivos y hacer el cambio que queremos.

Si eres negativo, el cambio es difícil, pues todo lo nuevo asusta y el camino esta lleno de cambios. Sin embargo, empezar a valorar las pequeñas cosas buenas que te da la vida te hará ser más optimista cada día.

 

Psicópata:

Si estás leyendo esta lista, es casi claro que no eres un psicópata, pues estas personas saben que son tóxicas, hacen daño y tienden a estar orgullosos de ello. Lo único que se puede pedir de ellos es que aprendan a controlar sus impulsos e intenten no hacer daño a los demás.

Ahora sí, después de leer esto, ¿crees que eres tú una persona tóxica?



Deja tus comentarios aquí: