Errores que no te dejan perder peso

Perdiendo peso uno piensa que puede estar haciendo lo correcto, pero quizás estas llevando ese barco a la orilla contraria. Mucha información, poco entendimiento y dejarnos llevar por ideas que nos da la TV, las revistas y hasta algunas páginas web (ojo, ¡no está!) puede que te den más ideas erróneas que llevarte por el camino correcto.

Aquí te muestro algunos errores que he visto en la pérdida de peso, que puedes estar cometiendo. Léelos, siente cuando viene a tu cuerpo el “ahh, era eso” y retoma el rumbo correcto.

Saltarse una comida: Claro que esto suena medio lógico. Hasta yo lo hacía cuando era joven. Dejaba de cenar y a la mañana siguiente me sentía livianiiita. Muerta del hambre, pero livianita. Muchos aplican esto para el desayuno, para el almuerzo, you name it. Esto lo único que hace es poner más lento tu metabolismo, y por supuesto, llevarte a atracones en las comidas siguientes. Si bien hay técnicas como el ayuno intermitente, donde sistemáticamente dejas de comer por ciertas horas para potenciar la quema de grasa, esto no se hace “a lo loco”. Se hace con un protocolo muy especifico, de comidas y de ejercicio. Por lo que dejar de comer una comida para sentirte “más liviano” no funciona como tal. Además, deja que te comas la próxima comida para que veas como esa sensación de estar “liviana” se transforma en “siento que me comí un balón”.

Sólo yoga: Por favor, yoga lovers, no me caigan encima. Me parece que es un súper ejercicio pero muchas veces una clase de yoga no es lo suficiente para hacerte perder peso. Es una matemática muy simple: calorías salen y calorías entran. Una clase de yoga tiene muchos beneficios, te ayuda a tu tono muscular, estabilidad de todo tu “core” o centro (que abarca desde los abdominales hasta los músculos de la espalda) te ayuda a ganar fuerza y a reducir el estrés. Pero dependiendo del tipo de yoga, tu peso y la duración de la clase, puedes quemar hasta 200 calorías, pero eso no es suficiente cuando quieres perder peso. Cuando quieres perder peso recuerda que tienes que hacer más ejercicio, más intenso, quemar más. Si bien te puedes sentir un pretzel humano, quizás eso no es suficiente para perder peso. Si combinas tu clase con algún ejercicio cardiovascular, digamos correr algunos días a la semana, te asegurarás un combo más exitoso.

Mucho de algo bueno: Las nueces y frutos secos son buenísimos, al igual que las frutas deshidratadas, son como los dulces de la naturaleza. Pero todo, todo tiene calorías (menos el agua pues) y si comes demasiado de estos frutos, tu cuerpo va a utilizar lo que necesite y el resto, lo va a guardar para más tarde. Y la manera que tiene tu cuerpo de guardar lo que no está usando, es como grasa. Así que sí puede haber algo como “mucho de algo bueno”,  y eso te puede hacer engordar. Las grasas saludables debes comerlas con mesura, disfrutarla, pero con cuidado. Eso también aplica para los carbohidratos complejos, y hasta las proteínas.

No estás ejercitándote tan duro como piensas: Si estás leyendo una revista mientras estás en la caminadora, bueno, por ahí agarra. Ok que algo de movimiento es mejor que nada de movimiento pero tienes que estar consciente que el ejercicio te tiene que costar. No doler de “me rompí un hueso” sino sacarte de tu comodidad, y de hecho, ir un poquito más allá. Porque tendemos a pensar que sufrimos cuando todavía podemos dar más. Cuando estés a punto de decir “nada, no puedo más” sigue, 5 minutos más. La semana siguiente 6 y así irás aumentando tu resistencia y calorías quemadas también.

Si quieres leer más buenos consejos para adelgazar haz clic aquí. 



Deja tus comentarios aquí: