¿Es importante desintoxicarse en el siglo 21?

Nuestro cuerpo es un templo muy sabio, mantiene nuestra homeostasis mediante la retención de lo que nos nutre, como: nutrientes, vitaminas, minerales y la excreción de todo lo que nos puede hacer daño. Hasta el siglo 19, los seres humanos fueron capaces de realizar el proceso de desintoxicación naturalmente a través de sus sistemas ya que los alimentos naturales eran digeridos, y el cuerpo debía principalmente deshacerse de los desechos metabólicos. El cuerpo era capaz de deshacerse de las toxinas (cualquier sustancia que podría perjudicarlos) a través del sistema gastrointestinal, urinario, respiratorio, linfático y dérmico. Doscientos años después, la historia de desintoxicación ha cambiado.

Hoy en día, estamos expuestos ya sea a una ingesta excesiva de toxinas externas, sobreproducción de toxinas internas o disminución de la capacidad de eliminar el exceso. Estas tres causas pueden irritar o inflamar las células en los tejidos o bloquear las funciones normales en el cuerpo, dando lugar a enfermedades. Un ejemplo de las toxinas internas son las que se producen a partir de las funciones diarias normales, como la formación de radicales libres que son un producto de las actividades bioquímicas y celulares. Las toxinas externas incluyen: alimentos que causan sensibilidad o intolerancia, alimentos procesados y genéticamente modificados, el exceso de azúcar, el estrés, aditivos alimentarios, plaguicidas y muchos de los productos industrializados a los que estamos expuestos todos los días.

Para entender mejor, en el siglo 19 los seres humanos eran como un burrito de carga que tenía que transportar montones de bloques (toxinas) en la espalda, pero ese peso podía soportarlo y descargarlo. Hoy en día, los bloques que cargamos se transforman en diez veces su peso, haciendo que nuestro cuerpo colapse y de esta manera seamos menos eficientes realizando nuestras actividades habituales. Por tal razón, sí necesitamos la ayuda de agentes exteriores, como los métodos de desintoxicación para descargar todo ese peso.

La mayoría de las enfermedades del siglo 21, enfermedades autoinmunes, obesidad, cáncer y/o enfermedades cardiovasculares, entre muchas, tienen un componente genético que se manifiesta dependiendo a los factores ambientales y toxinas antes enumeradas. El cuerpo para defenderse y eliminarlas produce inflamación y si esta perdura en el tiempo, la inflamación se convierte en crónica. El 70% del sistema inmune está localizado en nuestro tracto gastrointestinal, entonces, si al menos le damos un respiro y evitamos inflamarlo a través de una nutrición adecuada y disminuyendo las toxinas podremos ayudar a nuestro cuerpo a sanarse o a revertir la enfermedad que estamos padeciendo.

No solo las enfermedades crónicas están relacionadas con la intoxicación, pero los síntomas más comunes, como los dolores de cabeza, dolores de garganta, fiebre, nerviosismo, ansiedad, depresión, falta de energía o náuseas guardan una relación. Es por ello que vale la pena experimentar la desintoxicación, y la buena noticia es que existen muchas formas de hacerlo, e incluso se pueden incorporar a nuestra rutina diaria.

Con la desintoxicación, la salud, vitalidad y prevención de problemas futuros pueden ser posibles. Podemos lograr la desintoxicación de nuestro tracto gastrointestinal en primer lugar consumiendo los alimentos adecuados para cada persona, que sean digeridos completamente, que no produzcan sensibilidades, alergias e intolerancias, también a través del ayuno, ingestas de jugos verdes, disminuyendo alimentos procesados. Varios estudios han demostrado la disminución de biomarcadores de estrés mediante estos procesos y pueden ofrecer antioxidantes, vitaminas o minerales para limpiar nuestro organismo.

Ayudando al hígado con la ingesta de cardo mariano, una hierba natural que ayuda a limpiarlo, yendo al sauna a excretar toxinas a través de nuestra piel, o haciendo ejercicio diariamente, podemos deshacernos de las sustancias más nocivas. Cualquiera de estos métodos, y muchos más, se pueden incluir en nuestras vidas para disminuir las cargas.

Se ha demostrado en estudios que la desintoxicación tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo, como: adelgazamiento, reforzamiento del sistema inmune, promover cambios saludables y muchos más. En NutriWhite, estamos de acuerdo con que los métodos de desintoxicación son útiles y necesarios en el siglo 21.

Referencias:

Haas, E. (2012). The Detox Diet. New York, NY, Random House. Third Edition.

Annonymous, (January 15, 2016). 12 Benefits of Detoxing the Body. Retreived from: http://bembu.com/detox-benefits



Deja tus comentarios aquí: