¿Es posible la unión de ciencia y espiritualidad?

Tradicionalmente ciencia y evolución espiritual han sido dos ámbitos del conocimiento que se han mantenido en compartimentos estancos, totalmente separados. Tal vez, el filósofo francés René Descartes tenga mucho que ver con esta posición al dividir la posibilidad humana del “conocer” en dos áreas, la Res Extensa, que se ocupa de todo lo tangible, medible y concreto y la Res Cogitans, campo que el filósofo le dejo a la filosofía, la espiritualidad y todas esas áreas del conocimiento humano que trascienden a la materia.

Pero actualmente, desde el primer tercio del siglo pasado, los aportes de la física de la relatividad, la física cuántica y conocimientos en otras áreas como lo son las neurociencias, la cosmología o la biología molecular, aspectos del conocimiento humano que estaban encerrados dentro del estricto ámbito de la metodología científica, han pasado a entremezclarse, sin fronteras claras, con los postulados que las Grandes Tradiciones de Sabiduría, aglutinadas como la Filosofía Perenne por el escritor Aldoux Huxley. Conocimiento o más bien sabiduría que ha permeado y existido a todo lo largo y ancho de la historia humana y que postula, adaptándose a épocas y culturas, que hay una forma de existencia que trasciende la materia. Que la mente, o más bien la conciencia humana, no es un derivado de la materia que forma el cerebro, y que por el contrario es este cerebro el que “capta” una Conciencia que subyace a todo el entramado del universo, en cualquiera de sus manifestaciones.

Un Mapa en el Laberinto, libro escrito por el fundador de Singularidad, plantea precisamente esa unión de lo que aparentemente está separado, y nos da una visión trascendente de la vida y de la existencia del ser humano y del propio universo. Ciencia y espiritualidad se unen de manera misteriosa y armónica mostrando un camino de evolución en el cual todo lo que existe se encuentra inmerso, abismado, sumergido;  siendo por lo tanto  la evolución guiada un propósito y misterioso camino que debe ser transitado.

Desde los albores del universo, partiendo de una Primera Singularidad (el paso de la nada a la existencia de “algo”)  el libro nos lleva de la mano a través de lo que el autor denomina singularidades. Una singularidad es la aparición de una nueva forma de existir, pero que requiere de nuevas reglas y leyes y que implica un salto categorial que no puede ser explicado por las leyes previas al surgimiento de la propia singularidad.

Así nos habla de la 2ª Singularidad, el paso de la materia inerte a la vida, la 3ª Singularidad el paso de la vida a la mente, con su característica forma de existencia inmaterial y fuera del espacio, y  ahora nos muestra el estado en el cual la humanidad se encuentra: la etapa de transición a la 4ª Singularidad, el paso de la mente racional y lógico deductiva a una conciencia no comprensible por la mente habitual en la cual existe la humanidad como especie.

Para el logro de ese siguiente nivel evolutivo, nos muestra Siete Caminos o Siete Vías, Tales como: el trabajo con la Atención, el Conocerse a Sí Mismo, trabajar con el Pensamiento, con las Emociones, el Cuerpo, la Energía y aprender a Dar y Recibir.

Cada una de estas vías tiene formas, maneras, reglas y actividades que les son propias y que realizadas de manera conjunta, generan un estado mental de bienestar y plenitud, de felicidad pudiéramos decir, que crea las condiciones apropiadas para que el nuevo estado expandido de la conciencia pueda tener lugar.

La felicidad es el estado que nos es inherente como humanos, si es que vivimos de acuerdo a las leyes naturales y a los caminos que nos muestran las Grandes Tradiciones. Pero también es el estado propicio y natural que permite el siguiente nivel de la evolución de la humanidad como especie.

Traspasar el actual estado de transición y encontrar el camino que conduce a una nueva forma de unión y comprensión con el Todo, no solo es algo posible según el autor, sino que es el indispensable e inexorable ascenso evolutivo inherente a nuestra especie.

Fundación Singularidad



Deja tus comentarios aquí: