Ese amor que da paz

Es un buen momento para hablar del amor y de la paz. Estoy convencida de que una vida llena de amor es una vida que transmite tranquilidad, serenidad. Pero ese amor que da paz es quizá el más difícil de encontrar.

Es necesario hablar de la paz, se nos ha convertido en un tema urgente. Vivimos en un mundo en donde la violencia es protagonista de nuestros días, las noticias de sucesos son cada vez más y la muerte pareciera ser un hecho para celebrar.

En la búsqueda de la felicidad nuestra brújula tiene que orientarnos a encontrar la paz interior. Ese amor que da paz empieza por el que nos tenemos a nosotros mismos y recorre el largo camino de la comprensión y el respeto por los otros.

Construir la paz interior es un arduo trabajo de inteligencia emocional. De autoconocimiento. Comparto con ustedes tres claves que a mí me funcionan para encontrar la calma en esos momentos en los que la realidad me explota en la cara:

Auto-control: que no es lo mismo que represión, la idea es canalizar un sentimiento que en principio puede ser negativo. Cuando lo detectas tienes varias oportunidades: puedes sentirlo y dejarlo ir; puedes convertirlo en algo positivo o puedes tomarlo como punto de partida para cambiar una realidad que no te gusta.

Balance: aprender a darle a cada cosa su justo valor no es fácil pero sí es fundamental. No todas las circunstancias son igual de graves, de hecho algunos momentos vistos desde la distancia que impone el tiempo hasta nos resultan tonterías. Es tan frecuente que perdamos de vista lo verdaderamente importante que somos capaces de dejar que cualquier situación, por pequeña que sea, nos perturbe. Nuestra paz interior siempre está amenazada, si no la cultivamos a diario no la fortalecemos y nos hacemos débiles frente a la cotidianidad.

Amor2Primero paz, segundo paz, tercero paz: parece un tema abstracto, pero cuando llevas la paz a cada momento de tu vida te das cuenta de que no es tan distante de la realidad. Paz es estar en sintonía con tu conciencia, hacer lo que te dicte tu corazón, tener la mente en un foco claro. Paz es lograr que todas estas cosas que componen tu humanidad estén en armonía. ¿Hay armonía en ti? ¿cuántos pensamientos te llenan de rabia? ¿cómo actúas frente a la rabia?

Haz que tus acciones determinen la paz:

  • Predica y practica el respeto por los otros
  • Ejercita la empatía
  • Escucha antes de hablar y mide la dimensión de tus palabras porque nuestro lenguaje construye nuestro mundo
  • Y por sobre todas las cosas mantén siempre la honestidad contigo.

Hoy voy a ser ese amor que da paz.



Deja tus comentarios aquí: