Ese niño triste

A esa edad cuando empiezan a rejuvenecer al grado de casi volver a ser niños otra vez, pero no se ven como niños. Supongo que podría llamarse la “edad de las pérdidas”. Pierden pelo, algunos los dientes, de hecho pierden estatura, pierden agilidad, les cuesta trabajo caminar, pierden el apetito, pierden palabras o algunos recuerdos, seguramente han perdido a alguien que pensaron estaría con ellos siempre, pierden la atención de quienes son su todo y lo más triste pierden el deseo de vivir ya que se sienten solos.

Si tienes un niño triste cerca de ti, trátalo como te trató a ti cuando tenías la edad que él o ella ahora pareciera tener, tenle la misma paciencia que te tuvo cuando te sostenía para que caminaras de un lugar a otro. Una persona mayor de esta época ha pasado por muchos cambios, pero algunos ya no los pudo dominar porque estaba ocupado haciendo algo para ti o para tus hijos; no lo regañes, no lo forces, no lo corrijas, no lo hagas sentirse inútil, seguramente está haciendo lo mejor que puede, no le gusta dar molestias, sólo quiere sentirse vivo.

Si tienes un niño triste cerca de ti, seguramente está esperando, como espera un niño, tus abrazos, tu cariño, tu atención… hazlo ahora que aun puedes, porque ningún niño merece estar triste y menos uno que te dedicó toda su vida.

Dedicado a mi madre y a mi padre, a quienes extraño todos los días. Espero que donde quiera que estén, tengan el alma de niños felices. Los amo.manos viejitas



Deja tus comentarios aquí: