Esperanza en ti

Muchas veces en el camino, perdemos el foco de la motivación, lo que me ha hecho pensar en los distintos agentes cómplices que lo provocan y llegué a la particular conclusión de que el culpable es el punto patético de distracción, donde pensamos solamente en producir y dejamos de lado aquello que nos inspiró en un principio a emprender nuestros proyectos.

Querido lector,  hoy quiero hablarte de la esperanza, ese vínculo inexplicable que existe entre nuestras intenciones y nuestro comportamiento. Quizás la introducción a este tema te parece un poco incongruente, pero te voy a explicar ahora su relación. Muchas veces cuando comenzamos con nuestros proyectos estamos montados sobre nubes de esperanzas, tenemos las ganas, el impulso y la actitud necesaria, pero luego cuando la cosa se pone difícil perdemos el norte, comenzamos a aburrirnos de los problemas y no dedicamos lo necesario para resolverlos, nos distraemos en solo producir dinero y por ende perdemos la motivación y la esperanza del inicio… Muy Malo.

[email protected] emprendedor y emprendedora, hoy en día la esperanza y la actitud a la hora de trabajar van de la mano, no pierdas nunca la expectativa de lograr lo que en un principio te propusiste con tanto entusiasmo, aprende de los errores del camino, aprovecha tus situaciones de desventaja para que perfecciones eso que te diferencia de tu competencia.

En ocasiones me he sentido así y trabajar por trabajar no es para nada sano, pero esa situación me enseñó que yo mismo puedo montarme de nuevo en esa nube de esperanza, que soy solo yo quien tiene el poder de hacerlo y volar cada vez más alto. Espero que no mal entienda mi analogía, es solo que siempre debemos pensar que miraremos hacia el suelo siempre y cuando lo necesitemos para apoyarnos al levantarnos de nuevo.

Así que no pierdas el dulce sabor de creer en lo que haces para que cada vez puedas aportar millones de ideas más.



Deja tus comentarios aquí: