¿Estás realmente disponible para la conexión?

¿Estás realmente disponible para la conexión?

Por Zoe Gerlach | 4 de abril, 2016

freshidea/Dollar Photo Club

Traducción: Silvia Porraz.

 

Hace algunos años, una de mis clientes, llamémosla Elise, se mudó a San Francisco y comenzó a tomar clases de baile para conocer a nuevas personas. Pero después de algunas semanas me dijo que no había tenido suerte para conectarse con las personas de su clase.

Luego, un día su maestro de baile le preguntó por qué siempre llegaba tarde a clase y se iba justo al final de la misma. Ese fue un momento de claridad para Elise. Se dio cuenta de que ella misma se estaba poniendo en una posición inaccesible que le impedía conocer nuevas personas: ella hacía cosas para “estar disponible”, pero en realidad se cerraba ante cualquier posibilidad de establecer una conexión. Cuando hablamos sobre por qué hacía esto, se dio cuenta de que llevaba una gran ansiedad en su cuerpo cuando hablábamos acerca de conocer gente. Así que, a partir de ese punto, consideramos cómo superar esa ansiedad.

Aunque Elise estaba “lista para aventurarse”, no estaba presente para esos momentos claves cuando podría darse una conexión —antes y después de clase. Permanecía encerrada en su mente, sintiéndose ansiosa, y no deseaba sentirse incómoda en esos momentos poco estructurados.

Porque, admitámoslo. A veces el conocer gente nueva es incómodo. Deseamos poder decir lo correcto, sonar ingeniosos, parecer informados, o inteligentes, o graciosos. En alguna parte dentro de nosotros sabemos que no vamos a “hacer clic” con todos, pero eso no evita que quedemos atrapados en nuestras mentes, pensando por qué.

Elise deseaba conectarse realmente con otras personas, así que trabajamos en que ella pudiera sentirse como en casa dentro de su cuerpo. Porque, mientras más comprendas tus propias emociones y reacciones, más auténtico serás con los demás —y la autenticidad es una cualidad atractiva. Tú puedes practicar estar presente, tal y como eres, con bondad y compasión.

Aquí hay cuatro cosas que puedes poner en práctica para cultivar la conciencia y la confianza en ti mismo, lo cual finalmente te ayudará para confiar y conectarte con los demás.

  1. Intenta esta meditación positiva guiada:

Date cuenta de tu respiración. ¿Por qué necesitas darte cuenta de tu respiración?  Porque al prestar atención conscientemente a nuestra respiración, a nuestros cuerpos físicos, podemos volvernos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor, podemos observar cómo nos sentimos y qué es lo que pensamos.

Dale la bienvenida a la incomodidad. Desde este sitio de atención enfocada en tu respiración, percibe lo que estás sintiendo. Si estás ansioso, gruñón o inquieto, reconoce que así es como te sientes. Se amable contigo al respecto. A medida que te aceptes a ti y tus sentimientos tal y como son , te relajarás naturalmente, de esta manera estos sentimientos no te absorberán.

Respira en tu vientre. Respira profundamente. Trata de imaginarte conociendo nuevas personas con las que congenias realmente bien. Visualízate riendo con un grupo de personas. Reconoce que la conexión quiere darse. Di esto: “La conexión desea darse si yo lo permito”. Siente tus pies sobre el suelo. Envía un pensamiento bondadoso hacia el mundo, y luego recibe de vuelta ese pensamiento bondadoso.

  1. Abre espacio para el nerviosismo:

Hazte esta pregunta: ¿Cómo te sientes en torno a la confianza? Siéntate con esa pregunta por un rato y presta atención a la manera como tu cuerpo responde. ¿Sientes alguna tensión, nudos, o que tus hombros se encogen, nervios? Estas pequeñas sensaciones corporales están allí por una razón. Y tú eres capaz de notarlas y reconocerlas, antes de tener que actuar sobre ellas. Si te sientes intranquilo con respecto a confiar en las personas, sé amable contigo al respecto. Imagínate respondiendo al mundo con confianza, sabiendo que esa inquietud también es parte de ti.

  1. Cultiva la curiosidad:

Todos somos naturalmente curiosos. Mira a cualquier niño jugar y sabrás que es cierto. Puedes encarnar esa curiosidad si te acercas a las personas con auténtica conciencia. Relaja tu cuerpo, echa los hombros para atrás, acepta el riesgo y haz una pregunta. Pon en marcha tu capacidad para asombrarte y podrás sorprenderte al ver que la ansiedad que te genera conocer nuevas personas ha tomado un lugar secundario para dar paso a la curiosidad que sientes por la persona con la que estás hablando.

  1. Presta atención plena:

Si pudiera darte solo un consejo sobre cómo crear conexiones, sería que prestes atención a las personas que se están haciendo disponibles hacia ti. No estoy diciendo que debas conformarte con pasar el tiempo con personas que no encuentras interesantes. Pero no busques conexiones con personas que no parecen estar disponibles para ti. Lo más probable es que su distancia no tenga nada que ver contigo y esté más relacionada con protegerse a sí mismos. Nuestros cerebros pueden centrarse únicamente en cómo nos sentimos ante el rechazo e impedirnos ver todo el amor que existe en nuestras vidas. Nuestros cuerpos reaccionan más hacia los estímulos negativos que hacia los positivos, así que estamos predispuestos a centrarnos en la gente que no está disponible. Ten esto en cuenta y continúa escogiendo conscientemente el amor y la conexión por encima del miedo y el rechazo.



Deja tus comentarios aquí: