Estrés: tipos, síntomas y cómo manejarlo

Estrés: tipos, síntomas y cómo manejarlo

Si piensas que el estrés es una simple emoción sin relevancia, estás en un error y necesitas aclarar el concepto para que puedas hacerle frente. El estrés es una respuesta que genera el organismo ante situaciones demandantes que ocurren en la vida cotidiana. 

Y aunque muchas veces experimentar estrés puede ayudar a salir de un problema, no es recomendable que se sufra por periodos largos y constantes. Conoce más sobre este padecimiento y mira cómo cerrarle la puerta. 

Estrés agudo y estrés crónico ¿cuál has sentido tú? 

Hay dos tipos de estrés: el agudo y el crónico. El primero es normal y hasta beneficioso, pero el segundo puede tener efectos muy negativos en la salud física y emocional de quienes lo padecen y muchas veces, es difícil de identificar.  

Estrés agudo 

Cuando te estás peleando, discutiendo o te están asaltando, el estrés agudo se presenta, dura unos minutos y desaparece. Sentir estrés puede ser de ayuda para escapar de una situación peligrosa, también para defenderte o formular soluciones a los problemas. 

Un estrés breve que no trasciende es hasta cierto punto “bueno”. De hecho, es imposible que exista en el mundo una persona que no lo haya experimentado. 

Estrés crónico

Algo muy distinto sucede con el estrés crónico. Las personas que están estresadas de manera constante y a diario, pueden pasar meses sin que conozcan la tranquilidad y en algún momento, asumirán que tener estrés es normal y tratarán de adaptarse

El estrés crónico se genera debido a circunstancias difíciles en el trabajo, familia o en cualquier contexto, donde la persona se siente desafiada. Y si no logra controlarlo, puede comenzar a sufrir problemas de salud que pueden ir de un ligero malestar muscular, a verdaderos problemas degenerativos como: 

  • Hipertensión.
  • Diabetes.
  • Insuficiencia cardíaca. 
  • Ansiedad.
  • Depresión.

La situación empeora si ya se tienen este tipo de enfermedades complicadas, sufrir estrés crónico las puede agudizar y causar que el organismo colapse de manera paulatina

Síntomas que puedes tener si padeces estrés crónico

Las manifestaciones del estrés crónico son físicas y emocionales. Y aunque pueden darse en menor o mayor medida dependiendo de la persona, estas son las más comunes: 

  • Tensiones musculares en espalda y hombros. 
  • Fatiga, sentirse sin deseos de hacer actividades por sentirse abrumado. 
  • Dolores de cabeza que derivan en migrañas. 
  • Dolor en el pecho que se siente como una opresión. 
  • Malestares digestivos como estreñimiento, diarrea o acidez. 
  • Problemas para dormir como insomnio. 

El verdadero problema no es que se presenten estos síntomas un día y se vayan, es que, si la persona continúa experimentando picos de estrés constante, pueden agravarse y llevarla incluso al hospital. 

Ideas para manejar el estrés 

Lo primero que se recomienda para controlar el estrés es reconocerlo. Es decir, saber en qué momento se dispara el sentimiento de sentirse vulnerable y retado por una situación en especial. Entonces, se podrá identificar cuáles son los detonantes. 

Hacer lo anterior permitirá conocerse a sí mismo y prevenir el siguiente episodio de estrés con sesiones de meditación o relajación. Se vale darse un tiempo para dejar que el cuerpo se recupere de todos los cambios a nivel sistema que provoca el estrés (acumulación de cortisol, aumento en la frecuencia cardíaca, etc.).

También se puede acudir a terapia psicológica para recibir ayuda de un profesional que si bien no va a resolver por sí solo el problema de estrés, sí ayudará a que la persona sepa qué hacer cuando este se presenta y tenga las herramientas necesarias para erradicarlo de su vida. 

En colaboración con Nathaly Davila.



Deja tus comentarios aquí: