No te dejes consumir por el estrés

Lidiar con los mensajes de texto, el pin, el teléfono, la computadora y las responsabilidades cotidianas no es tarea fácil.

Las innumerables actividades que desarrollan los seres humanos, hoy en día, no se comparan en absoluto a la vida que llevaban las antiguas generaciones, quienes dedicaban mayor tiempo a distraer su mente en actividades grupales; armando rompecabezas, jugando al quemadito, en la esquina de la cuadra, y compartiendo en el porche con la familia.

Hábitos que de alguna u otra forman permitían mejorar la calidad de vida.

Ahora bien, según varios informes médicos, actualmente está aumentando el número de personas, en el mundo entero, que están sufriendo de «estrés», término que se le adjudica al médico, investigador y filosófico, Hans Selye.

En el año 1950 editó una tesis llamada: «Estrés, un estudio sobre la ansiedad».

estres-XXISus investigaciones sirvieron para reconocer «el síndrome general de adaptación (siglas SGA) que pasó a resumir todo un conjunto de indicios psicofisiológicos. Selye, logró apartar las causas físicas del estrés de los síntomas que tenían sus pacientes».

«Periódicamente trabajaba con ellos y pudo notar que sus trastornos físicos no eran causados directamente por la enfermedad que los aquejaba».

Unos simples dolores de cabeza que se extienden por varias semanas y que en un principio no son tomados en cuenta, sino cuando la molestia se transforma en dolencias mayores, son los primeros indicios que se puede reconocer como «estrés».

Tenemos como ejemplo el caso de Carmen Rodríguez, odontóloga, que a sus 34 años empezó a soportar varios trastornos y no sabía la causa.

Después de visitar al médico le diagnosticaron estrés físico, el cual «no permite que el individuo se desempeñe correctamente por cambios en el ambiente o en la rutina diaria».

«Esto puede llegar a entorpecer el funcionamiento de los sentidos, la circulación y respiración. Si el estrés físico se prolonga, puede dañar gravemente la salud o empeorar cualquier situación delicada que se tenga».

Rodríguez tenía muchas responsabilidades laborales y no las terminaba en la oficina, se las llevaba al hogar, trabajaba hasta los fines de semana, cuando se dio cuenta su cuerpo había iniciado el proceso de alerta, indicándole que algo estaba funcionando mal en su organismo.

Además tenía todas las señales de estrés psíquico, el cual es «causado por las exigencias que se hace el individuo al desempeñar sus funciones en un lapso de tiempo determinado. El cumplimiento de horarios, tareas y oficios donde la exigencia es mayor a las capacidades, lejos de mejorar el rendimiento, lo empeora y elimina todo sentido de auto-superación».

Con esos antecedentes, nace la pregunta si ¿usted no está expuesto? a que en cualquier momento pueda sufrir de una enfermedad, que cada día se entiende más por el siglo XXI, y que las causas principales son un sistema de vida no apto a las verdaderas necesidades que se requieren: alimentación, techo, educación, salud y vestimenta.

estres-XXI-2Entonces podríamos decir que el hombre ocupa gran parte de su tiempo en adquirir bienes materiales y después se queja del agotamiento físico y mental que le cuesta obtenerlos.

Pese a las recomendaciones médicas no hace un alto en la agenda y no dedica un espacio de su tiempo a cambiar, o por lo menos variar, el ritmo de vida que lleva, sino hasta que el cuerpo ya no puede aguantar más la presión a la cual está expuesta diariamente.

Por eso, la mayoría de los especialistas recomiendan distraerse en algo que lo aleje de su rutina diaria, eso le permitirá mantener la mente apartada de las preocupaciones y si le gusta caminar, leer o bailar trate de hacerlo por lo menos varios días a la semana, pero de manera constante, no esporádicamente, porque lo ideal es mantener un equilibro entre el trabajo y su disfrute personal.

Recuerde cuando era niño y se divertía de forma natural, jugando con su vecino, compañeros de clases, busque esas compañías que de alguna forma lo estimulan a desconectar la mente de las responsabilidades.

El cuerpo es el único vehículo que le permite experimentar el placer de vivir y si usted no lo cuida tarde o temprano le pasará factura.

Usted puede visitar mi blog patriciablumprinea.bogspot.com o seguirme a través de @patriciaprinea.



Deja tus comentarios aquí: