Estudio de Harvard confirma que meditar transforma físicamente tu cerebro

El 26 de mayo de 2015, el Washington Post publicó un artículo por el cual se dio a conocer un estudio fascinante que se realizó en la Universidad de Harvard en relación con los efectos de la meditación. Dicho estudio confirma que meditar no solo disminuye el estrés, sino que la meditación constante transforma la fisiología de tu cerebro.

La investigación fue encabezada por la doctora Sara Lazar, quien labora en el Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard, utilizando tecnología de punta que permite leer la actividad cerebral.

El estudio indica, por ejemplo, que las personas que llevan años meditando tienen una mayor cantidad de materia gris en su cerebro que aquellas que no meditan.

Es sabido también que con el paso de los años todos vamos perdiendo un poco de materia gris y el cerebro tiende a hacerse más chico; sin embargo, el estudio también demuestra que las personas que llevan años practicando la meditación y sobrepasan los cincuenta años de edad tienen el mismo volumen y la misma cantidad de materia gris en su cerebro que una persona de veinticinco años de edad.

En promedio, el meditar diez minutos al día ya te permite experimentar beneficios importantes como la reducción del estrés y la ansiedad; sin embargo, el meditar en promedio veintisiete minutos al día permite al cerebro empezar a experimentar cambios físicos importantes en un periodo de tan solo ocho semanas.

De acuerdo a los hallazgos de los investigadores de Harvard, hubo un aumento de volumen fisiológico en cuatro regiones distintas del cerebro:

  1. En la cingulada posterior, que se relaciona con la divagación mental y la importancia que se da uno mismo.
  2. En el hipocampo izquierdo, que ayuda en el aprendizaje, la comprensión, la memoria y la regulación de las emociones.
  3. En el temporoparietal, que se relaciona con la toma de perspectiva, la empatía y la compasión.
  4. En un área del tronco cerebral llamado el pons, que es donde se generan los reguladores neurotransmisores.

Otro hallazgo fascinante en el grupo de personas que se sometió al estudio también indicó que en la medida en que las mismas progresaron en su programa de meditación, hubo también una reducción física en el volumen de la amígdala, que es la parte del cerebro que se relaciona con la ansiedad, el miedo y el estrés en general (cerebro reptiliano).

En otras palabras, meditar en promedio veintisiete minutos al día durante ocho semanas permitió que las partes del cerebro que se relacionan con la inteligencia, la memoria, la paz y la felicidad aumentaran su volumen físico, mientras que la parte del cerebro que se relaciona con el estrés, el miedo, la ansiedad y la violencia disminuyó su volumen físico.

Por supuesto, esto no significó la pérdida de los reflejos y beneficios que aporta la amígdala. Esto solo indica que la meditación es una actividad que permite que ejercites los músculos del cerebro que te ayudan, mientras que dejas de ejercitar los músculos que te pueden perjudicar si los trabajas en exceso.

Fuente: http://www.washingtonpost.com/news/inspired-life/wp/2015/05/26/harvard-neuroscientist-meditation-not-only-reduces-stress-it-literally-changes-your-brain/



Deja tus comentarios aquí: