Evolución y cuatro singularidades

Desde la Cosmovisión de Singularidad o Cuarta Singularidad, el proceso de evolución no comenzó con los seres vivos, de hecho, la evolución de la vida es sólo una etapa en un largo proceso.

 Habitualmente se cree que el universo no tuvo un comienzo, sino que es eterno e inmutable. A mediados del siglo pasado, Edwin Hubble demostró sin ningún tipo de dudas que el universo se expande. Si se está expandiendo es que hubo un instante en el cual todo el universo estaba comprimido, y en efecto así es aceptado por la cosmología. La edad de comienzo del universo es de aproximadamente 13.700 millones de años. Muchos piensan que el universo comenzó con el BIG BANG o gran explosión, denominado así por el físico Fred Hoyle. Sin embargo, esto no es lo que dice la física y la cosmología. Realmente antes de ese Big Bang no existía nada. Ni tiempo, ni espacio y mucho menos materia, era la nada absoluta.

El surgimiento de algo (tiempo, espacio y luz) a partir de la nada, no tiene explicación y se denomina una Singularidad, dado que sea lo que fuere que haya ocurrido, escapa completamente a las leyes de la física; por la sencilla razón de que al no haber nada, no pueden existir leyes.

Este paso de la Nada al Algo es lo que nosotros denominamos la Primera Singularidad o Singularidad Cosmológica.

Es después, cuando ya existían  el espacio y el tiempo, que por fluctuaciones cuánticas del vacío se comenzaron a formar las primeras micropartículas. Varios cuatrillones de millonésimas de segundo después de haber algo fue cuando se produjo el Big Bang. Desde ese momento en adelante se conoce con bastante exactitud que ocurrió a nivel cosmológico.

Hace 5000 millones de años se comenzó a formar nuestro sistema solar, y por unas serie de acontecimientos extremadamente afortunados, nuestro planeta se hizo apto para generar complejos procesos químicos. Quinientos Millones de años después de la formación de la tierra aparecieron las primeras células vivas. La manera portentosa, inverosímil y matemáticamente imposible de que estas células vivas pudieran haberse producido al azar, es lo que lleva a que nosotros denominemos al paso de la Materia inerte a la Vida La Segunda Singularidad o Singularidad Biológica.

La materia viva comenzó su  complejísimo e inconcebible proceso y se fue haciendo más y más compleja. Una vez más, rompiendo todas las leyes de las matemáticas probabilísticas, desde organismos unicelulares se pasa, en un tiempo inverosímilmente corto, a la aparición de un ser que posee una capacidad que no es material, y que por ende no se ve afectada por las cuatro fuerzas fundamentales que rigen el mundo de la materia. Ese ser es el Homo Sapiens Sapiens y esa facultad no material es lo que llamamos Mente. La aparición de algo inmaterial a partir de la materia viva es lo que nosotros denominamos La Tercera Singularidad o Singularidad Mental.  Las leyes que rigen la mente son diferentes de aquellas que rigen la materia e incluso diferentes de aquellas que rigen la vida.

 Pero el proceso de evolución guiada no culmina con el estado de funcionamiento de la conciencia en vigilia. Existe un paso más allá, lo que denominamos conciencia expandida. En ese nuevo nivel de conciencia, la conciencia cotidiana del día a día se percibe como estar dormido, por eso las Grandes Tradiciones de Sabiduría lo llaman despertar.

Este siguiente paso, lograr el Estado Expandido de la Conciencia, es lo que denominamos La Cuarta Singularidad o Singularidad Trascendente.

Invitamos a conocer los modos y las siete vías propuestas por nosotros, que son una manera de alcanzar ese extraordinario e inimaginable nivel evolutivo.

 



Deja tus comentarios aquí: