Cómo evolucionar de líder a líder excepcional

Cómo evolucionar de líder a líder excepcional

“Los líderes no crean seguidores, crean más líderes”. Tom Peters.

Convertir una empresa buena en una empresa grande requiere de la implementación de estrategias eficientes que lleven al equipo de trabajo a lograr las metas propuestas. Así lo manifiesta el escritor Jim Collins, autor del libro Empresas que sobresalen.

Para llevar a ese equipo a alcanzar esos objetivos, se necesita de un buen líder. En este sentido, Collins ha hecho una clasificación que ha llamado “niveles del liderazgo”.

Al líder nivel 1, Collins lo define como Individuo de alta capacidad. Es emprendedor, talentoso e independiente. Al líder nivel 2 lo llama Gran contribuidor para el equipo, es comunicativo, empático, con capacidad para trabajar en equipo y de talento evolutivo. El nivel 3 es el Gerente competente, es capaz de cumplir con las metas, administrar recursos y aplicar estrategias. El líder nivel 4 es el Líder efectivo. Es una persona motivadora, capaz de brindar apoyo y confianza, que sobrepase las metas de la empresa. Al nivel 5 Collins lo llama el Líder ejecutivo; este, además de las características de los niveles anteriores, debe ser humilde y capaz de dirigir y transformar a su equipo.

Ese líder que define Collins como nivel cinco es el líder excepcional. Este debe ser una persona objetiva, reflexiva y pragmática.

Para ser un líder en completa evolución, la persona debe tener la capacidad de crear empatía con otros, ser honesto y reconocer el trabajo que se hace en equipo, además debe adaptarse muy bien a los cambios. Debe ser capaz, además, de crear planes estratégicos que permitan a cada miembro del equipo, potenciar sus capacidades y brillar.

Un líder excepcional puede lograr que sus sucesores pierdan el miedo a equivocarse, a reconocer los errores y a rectificarlos, para insistir y lograr su meta. Es decir, él se convierte en un apoyo para su gente, les genera confianza aceptando las consecuencias de las decisiones tomadas, sean positivas o negativas, y enfocándose siempre en los resultados a largo plazo.

En resumen, si quieres evolucionar y ser un líder de alto rendimiento, intégrate con los demás, ayúdalos a desarrollar sus talentos, motívalos y sé honesto.



Deja tus comentarios aquí: