Éxito: tres preguntas necesarias

Éxito: tres preguntas necesarias

¿Has sentido que te encuentras en un camino que no sientes como tuyo? ¿Das mucha energía a otros, en lugar de usarla para alcanzar metas o propósitos que realmente te satisfagan?

El camino del emprendimiento no es sencillo. Está lleno de riesgos y apuestas. Sin embargo, una vez que consigues la confianza en ti mismo, puedes empezar a experimentar cómo los caminos se abren, y cómo tu manera de hacer dinero no es una meta en sí misma, sino un viaje que puedes disfrutar mucho. Una buena forma de empezar es hacerte estas preguntas:

¿Qué es el éxito para mí? Acentuamos: para ti. No para los demás. En este punto debes considerar la libertad que quieres tener para pasar tiempo con tus seres queridos, para realizar las actividades que te gustan. Pensar en el dinero, además, no está nada mal a pesar de lo que los gurús espirituales puedan decir. Se trata de conseguir lo que necesitas para hacer lo que desees. Mientras más claro tengas lo que significa el éxito para ti, más claro tendrás el camino para llegar a él.

¿Cómo me quiero sentir? Saber cómo quieres sentirte puede servirte de brújula en cada decisión que tomes. Si quieres más libertad, ¿hacer lo que haces te aleja o te acerca a ello? Si hay algo que te resulta particularmente detestable de lo que haces, pues es una señal para alejarte de eso y arrancar un nuevo camino. Si no sabes incluso qué es lo que quieres hacer para emprender un cambio, no tienes que tomar grandes decisiones todo el tiempo. Se trata de hacer pequeños cambios cada día en dirección hacia lo que te gusta, lo cual irá abonando el camino para que encuentres tu propósito.

¿Qué saca lo mejor de ti? Enfócate en lo que te emociona. Lo que puede hacer que hables hasta trasnocharte. Que fluye naturalmente como un río. La gente que está en su elemento brilla, y eso se puede ver. Haz una lista de lo que realmente te emociona y dirígete hacia ello. Un ejemplo claro es el de la cantante venezolana Floria Márquez, quien a pesar de ser miembro de una familia de músicos, se dedicó por años a ser ama de casa, hasta que ya bien entrada la adultez, decidió seguir su camino y se lanzó a los escenarios. Incluso si tienes años trabajando en una oficina y sientes miedo de abandonar, piensa que la remuneración por terminar tu empleo puede servirte de colchón para emprender un nuevo camino.

¡Nunca es tarde! El momento es ya.



Deja tus comentarios aquí: