Expuestos a la ley de nivelación

Si de verdad tenemos la creencia de que no somos en absoluto responsables de lo que ocurre en nuestro entorno y que mirar hacia otro lado o que al enterrar la cabeza como la avestruz nuestros problemas serán solucionados mágica y automáticamente, la tendencia  será a que las situaciones se agraven por no ser atendidas.

Estamos expuestos permanentemente a procesos evolutivos e involutivos, fluyendo entre fuerzas ascendentes y descendentes. Por ley de nivelación, quien rige lo inherente a estos aspectos descendentes e involutivos, actúa como una fuerza que produce igualación de valores entre personas, objetos y fenómenos que interactúan al relacionarse. Al no encontrarnos exentos de relaciones, intercambios, influencias y afectación, la ley cobra mayor rigor.

Vale la pena analizar según nuestro comportamiento qué elementos ejercen fuerza dominante en nuestra vida como para atraer o igualar aquellos que son susceptibles de ser nivelados. Tratemos de comprender el punto en la mayor dimensión posible, porque en alguna medida todos, dependiendo de situaciones, objetivos y direcciones que nos hayamos marcado, posiblemente hemos estado sujeto a algún tipo de nivelación y quizás aún lo estemos.

Podríamos interpretar cuando hablamos de nivelación, que lo grande siempre actúa igualando a lo pequeño, no obstante esta ley como mencioné anteriormente, tiene una particular relación en los procesos descendentes, degenerativos e involutivos, comportándose en sentido contrario, y tomaré un ejemplo que encontré en mi investigación y que aplica perfectamente a lo que deseo explicar. Una manzana podrida puede nivelar todo un cajón de muchas manzanas sanas, pero cien manzanas sanas no pueden nivelar una podrida, y desde allí cobra importancia el revisar nuestra conducta como individuos e integrantes de una sociedad ya que estamos regidos e influenciados por ésta aun no estando conscientes.

Continuando con los ejemplos, si estamos expuestos en nuestro mundo relacional a un entorno en que se ha establecido a la baja valores, conceptos, costumbres y modelos, sin contar con fundamentos sólidos para ser autónomos, terminamos siendo atraídos y nivelados. Entonces a lo largo de aceptar comportamientos del entorno, experimentando o decidiendo por una adaptación más que generar nuevas posiciones, nos convertimos en extensión de lo que tanto criticamos. Enfaticemos como parte activa, la importancia de alimentar en una dirección productiva nuestros conceptos y estar en constante monitoreo ante ello.

La individualidad nos otorga autonomía pero también un universo de responsabilidades, invitándonos constantemente a revisar con ojo crítico y amable donde podemos estar sujetos a nivelaciones, identificarlas  e ir soltando anclajes de forma progresiva.



Deja tus comentarios aquí: