Familia ensamblada desde el punto de vista de la pareja

Y es que definitivamente cada uno de los integrantes de la familia ensamblada tiene un punto de vista propio y de acuerdo a éste interactúa. Depende de muchos  factores, como la personalidad, la historia que ha vivido, los cambios a los que se ha tenido que adaptar, el ambiente familiar y condiciones en que vive actualmente; en el caso de los hijos ya sea que convivan permanentemente o no dentro de la familia ensamblada, etc. Hay casos en los que, por ejemplo, los niños muestran  una personalidad dentro de la familia ensamblada formada por el padre y otra personalidad en la familia ensamblada formada por la madre. Pero este evento no es exclusivo de los hijos, a veces también pasa con la pareja, que queriendo o no, muchas veces marca diferencias entre sus hijos e hijastros.

En esta ocasión trataremos el punto de vista de la PAREJA que forma la Familia Ensamblada.

Para empezar, el tomar la decisión de formar una familia ensamblada no es nada fácil, implica mucha responsabilidad y un verdadero compromiso, puesto que las consecuencias  de sus decisiones repercuten no nada más en la propia pareja, sino también en sus hijos, quienes además, ya sufrieron la separación de sus padres. Es por eso que lo primero que se debe tomar en cuenta para tomar esa decisión es a los hijos.

Es importante mencionar que antes de dar este paso, la pareja debe asegurarse de que sus hijos hayan superado el duelo del divorcio de sus padres, la ruptura familiar; ellos no lo asimilan de igual manera; seguramente les ha generado dolor, inseguridad, dudas, resentimientos, etc. Los hijos necesitan mucho trabajo de apoyo dependiendo de su edad y las condiciones en que se dio la separación, hay que regresarles esa seguridad perdida a través del amor, de la comunicación y de la presencia. Una vez superada la etapa de duelo, es posible para ellos abrirse a la posibilidad de convivir sanamente dentro de una familia ensamblada.

Una vez que la pareja ha tomado la decisión de formar una familia ensamblada, debe recordar que existen otras personas en la vida de sus hijos que son igual de importantes para ellos y con quienes estarán conectados de por vida, éstos son, los “ex”.  Este tema no debería de ser “un tema”, sin embargo es un capítulo que difícilmente se cierra, por lo menos hasta que los hijos son mayores de edad, porque finalmente tienen el mismo derecho y obligación de ver por sus hijos; el contacto continuo es inevitable. Ponerse de acuerdo para la convivencia con los hijos, la manutención, la forma de educarlos, la religión, las festividades, los problemas que los hijos vayan presentando, en fin, la lista puede ser infinita si se lo proponen.  Aquí no hay de otra más que actuar con inteligencia, enfocarse únicamente en los temas de los hijos y punto.  Seguramente en la sentencia de divorcio existe un convenio donde se establecen los puntos anteriores, por lo que lo más sano es apegarse  a éste lo más posible.

EL PUNTO DE VISTA DE ELLA

Una mujer que decide formar una familia ensamblada  lo hace porque vio en su nueva pareja, entre muchas cualidades, una figura paterna idónea para sus hijos. Aunque ellos ya tengan un padre biológico, con quien convivirán en el día a día será su nueva pareja. Ya vimos que lo primero que se toma en cuenta para tomar la decisión, son ellos. Vio en él atributos que le hacen pensar que ella y sus hijos estarán seguros y que el patrón de conducta y los valores de su pareja son los adecuados para imitar y seguir. Seguramente habrá tenido un período de prueba para evaluar la convivencia y habrá notado que sus hijos se sienten a gusto y aceptan a su nueva pareja, de hecho se ha empezado a formar un vínculo afectivo entre ellos.

EL PUNTO DE VISTA DE EL

Si él tiene la custodia de sus hijos, las expectativas son prácticamente las mismas que se acaban de mencionar. Si él convive con sus hijos sólo algunos días a la semana o al mes, sus expectativas serán menores pero deseará ofrecer siempre a sus hijos un ambiente cálido, armonioso y seguro dentro de la familia ensamblada.  El estará permanentemente preocupado por el tiempo que no pasa con sus hijos y buscará en su pareja el apoyo emocional para llevar esta pena.

 

EL PUNTO DE VISTA DE LA PAREJA HACIA LOS [email protected]

Deberán darse cuenta y transmitir a sus hijos de que se ha formado un solo hogar donde los hijos de ambos son tratados por igual; a todos se les apoya, se les respeta, se les corrige y se le consiente por igual. También hay que dejar muy claro que la pareja es la que está al mando, que ese hogar también tiene reglas que respetar.  La pareja deben hacer un solo frente y mantenerse unida en la toma de decisiones; es muy importante que los hijos de ambos los vean fuertes. Los padres deben enfocarse mucho en integrar a los hijos de su pareja de modo que sientan que están formando parte de una familia.

 

LA PAREJA HACIA ELLOS MISMOS

Una pareja que ha decidido darse una nueva oportunidad ya tiene idea de lo que es la vida en familia, llevar una casa, los gastos que se generan y las responsabilidades que hay que repartir. De todas formas, hay que hablarlo, dejarlo muy claro,  no permitir que la emoción o el deseo de formar un nuevo hogar nos distraigan de la responsabilidad y de la realidad del día a día. La mejor manera de empezar algo es estableciendo las reglas perfectamente y estando dispuestos a seguirlas, si es necesario escribirlas. Los desafíos a los que se enfrentarán serán, en la mayoría, diferentes a los que tuvieron en el pasado puesto no se empieza de cero, todos tienen una historia de pérdida, todos tienen ya una forma de ser que habrá que ensamblar correctamente para vivir en armonía. La nueva pareja vuelve a creer, espera de todo corazón no equivocarse, pone todas sus fuerzas, sus esperanzas, su ser en este nuevo proyecto de vida. Lo único que le queda por hacer, es hacerlo Con Amor.



Deja tus comentarios aquí: