Fantasías Eróticas

Las fantasías, término de origen “griego”, que expresa la capacidad que tiene un individuo de reproducir imágenes mentales relacionadas con el pasado o situaciones irreales –desde todos sus matices-. En el caso de la fantasía erótica, se aplica el mismo termino pero la reproducción de imágenes es de contenido sexual y puede ser de algún momento o situación especial y excitante ya pasado, o de alguna irrealidad que desearíamos materializar. Es importante resaltar que todos tenemos la capacidad de fantasear eróticamente y de llegar a ese grado máximo de imaginación sensual y picardosa.

En algunos casos es dirigida por cada uno de nosotros; sin embargo existen situaciones en las que son espontaneas y no sabemos de dónde salen; y hasta pueden asustarnos y crear ciertas culpas. Es por ello que debemos saber que existe una diferencia entre lo que fantaseamos –y se queda en la mente-, con lo que llevamos a convertir en realidad, porque lo deseamos. Es estar claros que se puede hacer o no, da pie a la dualidad. Esta dualidad significa que ese individuo está entre la autocritica y el deseo de satisfacer lo fantaseado. Esto puede deberse a creencias muy rígidas que crean el rechazo y auto censura de la persona. Creando miedos de ser un monstruo o de ser un individuo infiel. Cada uno de Uds. Debe saber que las fantasías son solo creaciones de deseos conscientes o inconsciente pero que nosotros como individuos tenemos la capacidad de llevar a cabo solo si lo deseamos. Sin olvidar que algunas al realizarlas, se veían mejor en nuestra mente.

Dentro de la pareja, entra el otro dilema si le comento o confieso mis fantasías a mi pareja. Cada uno elige cual comparte o no; pero en muchos casos el compartir las fantasías erótica complementa la relación sexual de la pareja e incluso se sorprenderían, ya que su pareja pudiera estar interesado(as) a acompañarlos a materializarlas. Si existen problemas por ello, en muchos casos se debe a la inseguridad del compañero(a). Pero esto puede ser un punto de partida para conocerse mejor y de necesitar ayuda para manejarlo pueden consultar con su sexólogo de confianza.

Existen personas que dicen que no se atreven a compartir sus secretos con sus parejas, esto se debe a la falta de confianza o en inseguridades; lo mismo ocurre dentro de las fantasías eróticas. Por ello debemos primero estar claros que estamos a gusto o no con nuestras fantasías y luego compartirlos; al mismo tiempo el que oye debe saber que son solo fantasías y el saber apreciar y valorar la confianza une y mejora aun la función sexual entre dos personas que se aman.

 

Firma Johnthan Carpe Diem color jpg



Deja tus comentarios aquí: