Feliz 2020: hoy es tu pasado, ¿estás construyendo futuro?

Feliz 2020: hoy es tu pasado, ¿estás construyendo futuro?

¿Nuevo año, nuevo yo? ¡Mentiras! ¿Vas a seguir mintiéndote o, por el contrario, vas a comenzar a trabajar desde ya? En el momento en que estás leyendo esto, ya es pasado, es hora, de que estés construyendo futuro.

Ya comenzó el 2020, y no te voy a dar brebajes mágicos, recetas, ni decretos para que repitas como loro. En su lugar, te propongo no perder el tiempo, trabaja ya en lo que debes trabajar y empieza a escribir tu plan de la próxima semana para cumplir tu objetivo mayor.

La vida es corta y lo único que no se regala es el tiempo. Comienza por descartar aquello que no está en tus manos, abandónalo, ¿o es que acaso es tu excusa para seguir perdiendo el tiempo? ¡Despierta ahora!

Luego, comienza a trabajar en tus virtudes, haz una lista de ellas porque a veces se nos olvidan y bien vale recordarlas, leerlas, sentirlas, trabajarlas con la mente, hacer visualización y gestionarlas con los sentimientos.

Sin virtudes estarás perdido, nada permanecerá en ti y, por ende, tanto tú como tu familia vivirán en la deshonra. Entiende que las virtudes forman parte de nuestro motor, de lo que nos ayudará a conseguir el objetivo deseado.

Después, continúa con el dinero, es mejor ser rico que pobre, pero eso sí, ten siempre presente que debes generar riquezas a otros para que la tuya esté segura. Que tu lema de vida sea vivir para servir, de lo contrario, estarás en la penumbra.

No olvides cerrar tu boca para juzgar o criticar. No eres perfecto, algún día te va a tocar. ¿Quieres ser medido de la misma manera en que mediste a los demás? Procura, entonces, que lo que salga de tu boca sea lo mismo que esperas recibir.

Vuélvete antifrágil, que es tener la capacidad de reconstruirte mejor que antes si sufres algún daño. Ya no pienses tanto en la resiliencia, piensa más bien en la antifragilidad. Todo está oculto, y por eso debes decodificar el mensaje; nada se te dará fácilmente, insisto, la mirada para crecer es hacia dentro.

Nadie tiene la verdad absoluta, no le des poder a quienes se creen perfectos y dueños de la realidad. Lo único cierto aquí es que viniste a trabajar para encontrar libertad y felicidad, los flojos y los perfectos pertenecen al mundo de los mediocres.

Esta semana y las siguientes serán para tomar conciencia. Tu vida no es lo más importante, importantes somos todos. El mensaje está ahí, tú decides si lo tomas o lo dejas, si lo trabajas o lo hundes en tus excusas.

La vida está hecha para ser vivida a plenitud, para generar cambios y para tener un propósito. Aléjate de los borregos que siguen recetas mágicas, decretos de loro y pociones mágicas. Hazlo todo desde la elegancia y la grandeza de tu ser, sin necesidad de creerte más que nadie, allá ellos con su realidad, enfócate en la tuya y deja que ellos despierten solos.

Te deseo un feliz 2020 de mucho aprendizaje, trabajo, paciencia y amor.

Imagen de nile en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: