¡Feliz navidad!…

Siempre me gusta escribir sobre la navidad. Cada año recuerdo los momentos felices de mi niñez en la época de diciembre, viajando largas distancias para visitar la familia y reunirnos para compartir esta fecha tan especial.

Algunos difieren si esta fecha realmente sea el nacimiento de Cristo, o si realmente es todo lo que la historia cuenta en el calendario Judío que indica la fecha correcta.

Lo que si es cierto es que si Santa Claus no existe o Jesús no nació en Diciembre, esta fecha es una época para que la familia se reúna y comparta momentos maravillosos.

A mi personalmente, cada día de diciembre me recuerda a Jesús, no solo como el niño del pesebre, sino como aquel que murió y resucito y dividió la historia de la humanidad en dos, Antes de Cristo (A.C) y Después de Cristo (D.C)

Cada navidad es hermosa; esta navidad fue diferente para mí; pase todo el mes de diciembre en cama de reposo producto de un accidente de tránsito, lo que cambio la perspectiva de las cosas y de las celebraciones. No pude dejar de pensar en las personas que estaban en cama como yo, producto de alguna enfermedad o algún accidente, tampoco pude dejar de pensar en los niños más desprotegidos, que no tienen los recursos para celebrar una fecha como esta.

Cuando estas en cama o sin recursos cambia la perspectiva de las cosas.

En un momento pensé en los niños de Burundi o Somalia casos reales de la desigualdad en la que se encuentra nuestro mundo; los niños que nacen allí solo pueden agradecer cada día por estar vivos, sin imaginarse una navidad o una celebración de fin de año.

Desde hace muchos años los países subsaharianos tienen los peores índices de desnutrición y de pobreza lo que impide cualquier tipo de celebración que no sea la de amanecer cada día con vida.

Cuando no tienes nada en la vida, la vida se convierte en todo.

Al estar desprotegidos su regalo más preciado se llama “La Vida”, no hay más nada en pensar; no hay tablas, iPhone, bicicletas, carros con misiles o muñecas que hacen todo, ellos solo piensan en sobrevivir.

La web reseña que un bebé recién nacido en Zimbabue tiene posibilidades de vivir, hasta los 47 años. A un niño nigeriano tendrá sólo 1,4 años de instrucción. El ingreso per cápita de Congo es de 291 dólares al año. Son los tres países peor situados en el más reciente informe que elabora anualmente Naciones Unidas.

Y que hablar de otros países como Eritrea y Somalia, que ni siquiera hay datos de su población. De los 44 países más pobres del mundo, 38 pertenecen a África Subsahariana. Y muchos se preguntan ¿Qué pasa con esta región del mundo? ¿Por qué no ha logrado rebajar los niveles de pobreza, sí lo han hecho Asia o Iberoamérica en las últimas décadas?

Orar 1

La respuesta dada a estos interrogantes son las Guerras, corrupción, fuga de cerebros, deuda externa y pare de contar. Son muchos problemas y la respuesta es muy compleja. Mientras un niño llora porque su teléfono inteligente no es un Samsung de 400 dólares, millones de familias en África viven todo un año con esos mismos 400 dólares y hasta mucho menos que eso.

Como hablar de felicidad, igualdad y felices navidades cuando nos olvidamos del resto del mundo, Como enseñarle a nuestros hijos a ser “Buenos” seres humanos cuando nos olvidamos de la otra mitad del mundo que también está repleta de seres humanos con menos oportunidades que las nuestras.

Durante el año 2000, la ONU aprobó los Objetivos del Milenio para el Desarrollo: reducir a la mitad el número de personas que viven con menos de un dólar al día por medio de la disminución de la deuda de los países pobres, universalizar la educación primaria, promover la igualdad de sexos, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el sida, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Son objetivos maravillosos si todos trabajáramos en su cumplimiento, pero la mitad de los habitantes de este mundo ni siquiera los conoce aún. La realidad en África Subsahariana es que el número de personas que viven con menos de un dólar al día en vez de disminuir ha aumentado de 242 millones en 1990 a 300 millones en 2000 y alcanzará, según las estimaciones, los 345 millones en 2015. De los 2,8 millones de personas que mueren de sida y paludismo anualmente, el 80% corresponde a esta zona.

¿Cuándo estas personas celebrarán una Feliz Navidad?

Hay tanto para hablar de esta región del planeta tierra, que mencionar cada caso podría entristecer tus navidades, un ejemplo es que solo 5 de los 53 países africanos estarían en condiciones de alcanzar los Objetivos del Milenio: Sudáfrica, Botswana, Mauricio, Seychelles y Namibia. Todos países que tienen gobiernos representativos de sus poblaciones y tienen políticas sociales coherentes.

Los grandes problemas de esta región y de estos países se deben a sus gobiernos., muchos afirman que el gran cáncer de África son los gobernantes, cuya fama de corruptos es bien merecida. Los líderes que han surgido con visiones de cambio en los últimos años, como Patricio Lumumba; primer ministro de Congo, y el ex presidente de Burkina Faso; Thomas Sankara, fueron asesinados.

La corrupción y la ineficiencia gubernamental se convierten los principales problemas de toda una masa de personas, seres humanos que solo anhelan vivir dignamente, además de la fuga de capitales como producto de los paraísos fiscales también es otro punto en contra.

Otros críticos afirman que no toda la culpa es de la corrupción, otro de los problemas que ha impedido combatir la pobreza ha sido los acuerdos injustos en materia de comercio internacional, permitiendo que el FMI o el Banco Mundial definan sus políticas económicas.

La mayoría de estos países son considerados insolventes para pagar una deuda o buscar financiamiento internacional, por lo que su futuro termina embargado por el FMI o el Banco mundial, los cuales pueden estar influenciados por los intereses de las grandes potencias.

¿Alguna vez has pensado pasar las vacaciones de navidad con tu familia en África?

navidad jesus

Es muy poco probable que anheles pasar buenos momentos que perduren en la mente de tus hijos y tu familia con unas emocionantes vacaciones navideñas en África. Solo pensamos en el Maravilloso Mundo de Disney y las emocionantes vacaciones familiares en Florida y nos olvidamos de una parte tan importante de nuestro globo terráqueo.

En estas navidades, cuando tu corazón está mucho más sensible de lo normal, piensa en estos pueblos africanos, piensa en sus niños, piensa en sus navidades y piensa en ellos, que como tú y yo, son seres humanos maravillosos que también merecen la oportunidad de vivir dignamente.

El continente Africano es uno los principales productores y exportadores de materia prima agrícola. Pero a pesar de contribuir en la agricultura mundial y la alimentación del mundo, sus exportaciones no arrojan buenos resultados, los grandes mercados son controlados por grandes potencias que manejan el precio de la agricultura y estos precios no han dejado de caer desde mediados de los años setenta, por lo que no se ve un futuro claro en su economía.

Pensar en un país como el nuestro que cada día se va vaciando de materias primas es comparable con las materias primas agrícolas que cada día pierde África y no hay retorno de un buen pago por ellas, cada día los grandes mercados bajan más los precios, y también ha llevado a que África se vacié de fondos por el pago intereses de deudas contraídas, y la adjudicación de sus grandes contratos a empresas extranjeras que se llevan sus recursos.

Además de no tener una economía sólida, falta de alimentos, falta de recursos, se suma falta de oportunidades por lo que gran mayoría de jóvenes africanos emigra de su tierra, lo que impide que puedan reunirse en familia en época de navidad. En la actualidad más de 23.000 universitarios y 50.000 profesionales emigran fuera de África, impidiendo que al menos en Diciembre se reúna la familia a celebrar las navidades.

Pensarás en este instante; “Yo estoy mucho mejor que los africanos”, y la respuesta es; “Estas en lo correcto”. Nos preocupamos por la ropa de marca, los juguetes más caros, el carro más lujoso, comer en los mejores restaurantes, tener el mejor reloj, la mejor tecnología, el mejor teléfono y tantas cosas que son parte “esencial” de la vida en nuestro país y nos olvidamos que en el otro continente hay millones de familias añorando solo por estos días estar reunidos en paz, abrazándose y diciéndose unos a otros en familia; “Feliz Navidad”, ese sería su mejor regalo.

¿Cuál sería tu mejor regalo en esta navidad?

@norbeyrodriguez
Comunicador-Coach-Teólogo
www.corpoleader.com

 



Deja tus comentarios aquí: