¿Feliz o no?

¿Qué sientes? ¿Cómo describes ese sentimiento volátil y camaleónico como es la “felicidad”? He escuchado de una amiga, “me siento muy contenta, emocionada, no lo sé…” A veces es difícil reconocer la felicidad en un momento de emoción, alegría, incluso nerviosismo porque de alguna manera nos dejamos llevar por el primer sentimiento que toca nuestra mente y corazón. Caemos en la confusión abismal de no encontrar el nombre ideal de esa tormenta que nos mueve por dentro. Entonces, ¿qué es la felicidad?

En la primera definición del Diccionario de la Real Academia Espeñola (DRAE), nos dice de felicidad: ” estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien”, es decir, que si poseemos un bien, pues lo llamaríamos “lo bueno”. Siempre y cuando pensemos en nosotros sin tomarnos ni cinco minutos para mirar a nuestro alrededor, no lograremos ser felices en plenitud, debido a que si hacemos algo bueno por los demás estaríamos satisfechos y nos sentiríamos mejor.  Por esta razón, es mejor hacer lo bueno y ser felices, que satisfacernos y no lograr algo significativo. El término “bueno”, no es para nada novedoso, dado que desde La Creación lo hemos visto cuando se dice en Las Sagradas Escrituras: “y vio Dios que era bueno”, entonces, podríamos decir que si hacemos lo correcto (sin caer en lo arcaico y  ortodoxo), nos sentiremos plenos, gratos y eso nos causará felicidad. 

Cuando tu vida tiene un sentido, un significado, la esencia de saber cuál es el deber ser, puedes comenzar a colmarte de felicidad porque, por ejemplo en tu día normal te levantas, vas al trabajo o a estudiar, luego en la noche  llegas a tu casa y  procedes a descansar, sin haber hecho que tu día fuese significativo, ahora imagínate un día donde cumplas con tus deberes y le tiendas  la mano a alguien, ayudes a una persona o simplemente des las gracias, eso te llenará y podrás conseguir la felicidad, porque como lo dijo Jesús: “ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Hacer lo que debemos, cumplir con los valores y pensar en que todos somos seres humanos, creados por el aliento de vida, esto nos esclarecerá el camino a la felicidad.

Dios los bendiga.



Deja tus comentarios aquí: