Fiestas infantiles, estrés en 3,2,1..

Fiestas Infantiles, estrés en 3, 2,1…

Todas las madres tenemos la ilusión de celebrar los primeros años de nuestro bebe, y no solo los primeros sino todos, Pero en especial esos primeros añitos que nos llenan de emoción e ilusión y donde nuestra relación madre-hijos se afianza mas.
Son nuestros primeros años estrenándonos en esto de la maternidad, en este camino de aventuras y sorpresas, corre corres y angustias. Siempre cuando se acercan esos días nos pega la melancolía de saber que ya nuestros terruños están creciendo.
Ahora bien, detrás de toda esa ilusión de preparativos, de querer compartir con nuestros más allegados ese día tan especial, existe algo que experimentamos cuando ya ese día está más que cerca y eso es el estrés. Si, leíste bien, estrés. Podremos pasar 5 meses planeando una fiesta sencilla con todo el amor del mundo pero siempre habrán cosas que creemos se nos escapan de las manos o simplemente que el tiempo no es suficiente.

Hace unas semanas celebramos el cumpleaños de Sebastián, sus primos y amiguitos con los que a menudo comparte estuvieron allí disfrutando con el su día especial, el se encargo de escoger el tema de la fiesta, los colores, las invitaciones y juntos nos encargamos de entregarlas.

El día más esperado del mes estaba cerca, les confieso que me di cuenta del poco tiempo que tenia para llevar a cabo lo planeado cuando las camisas que encargamos para la ocasión estuvieron en mis manos, corrí a revisar el cuaderno donde estaban mis anotaciones y para mi sorpresa solo de la lista tenia tachado la torta y la gelatina. ¡A correr!
Justamente esa semana no pude localizar a la empresa a la cual había contratado para las atracciones de la fiesta, estaba de infarto! Gracias a Dios unos días antes pude anotar el número de otra empresa la cual amenizaba el cierre de proyecto en la escuela de Sebastián. Suspire de alivio al llamarlos y saber que podían ayudarme aun sin hacer el contrato un mes antes como son sus políticas. Una cosa más que tachar de la lista, lo demás me ocasionaba aun más dolor de cabeza: piñata, comida, decoración, rifas, cotillones, recuerditos.

Por suerte como ya tenía experiencia en eso de celebrar su cumpleaños y conté con la ayuda a distancia de una gran amiga que me dio muy buenos tips para borrar el estrés pude llevar a cabo de manera exitosa el cumple de mi capitán.

Son cosas que sabemos pero es bueno siempre que alguien te apoye y te las recuerde.
• Respira profundo y organízate, es necesario tomarnos un momento para así con calma poder comenzar con los preparativos.
• Mira en tu cuaderno de anotaciones (en mi caso anoto todo para que no se me olvide nada) que es lo más importante que puedas tener atrasado y que necesites esté listo pronto.
• Delega a personas de confianza que estén involucradas en la realización del evento, cosas de la lista así tendrás mas tiempo disponible para afinar detalles.
• No olvides que existe un presupuesto, así que evita gastar en cosas innecesarias.
• Se precavida en las actividades que se realizaran durante la celebración. Los niños son muy traviesos y a la hora de divertirse hacen un sin fin de cosas y podrían haber caída o raspones que opaquen un poco la celebración.
• No olvides disfrutar tú, pues también es tu día y aunque al final siempre queda el cansancio, también te quedaran esos momentos atesorables con tu pequeño.
Todas las madres sabemos lo que implica celebrar los primeros años de nuestros terruños, sin embargo no podemos evitar esas ganas inmensas de festejar por todo lo alto que ese día nos convertimos en mama de esos terremotos que corren por todos lados, que nos vuelven loca, pero que nos regalan los días mas maravillosos de nuestra vida.
Si sientes que el estrés está obstaculizando tu ilusión y la de tu pequeño, respira muy hondo y recuerda los hermosos momentos que juntos tendrán ese día de risas y juegos. A apagar las velas!



Deja tus comentarios aquí: