Finanzas Personales y Embarazo

Hablar de finanzas personales para futuras madres no es nada sencillo. Para toda mujer, los meses de embarazo son los mejores de su vida: todo se convierte en amor y las hormonas impulsan el maravilloso trabajo de generar vida. Muchas esperan ser más que consentidas, mientras otras comprenden que la búsqueda de afecto es un proceso natural del embarazo.

Es innegable que las mujeres cambiamos durante ese período, y hasta la más dura se convierte en un dulce pastel de sonrisas. Es por esto que, a pesar de no pertenecer a la élite de mujeres que son madres (aunque leo a algunas que si lo son), como financiera les ofrezco algunos tips de finanzas personales que les permitirán tener los pies en la tierra, y mantener su dinero en el bolsillo:

1. Antes de visitar tiendas de accesorios infantiles, consulta familiares y amigos: Cada futura madre tiene en su mente la habitación soñada para su hijo, justo esas que salen en las revistas de decoración o la que muestran las futuras madres de Hollywood. A no ser que tengas unos ahorros importantes, realmente no es necesario salir corriendo a las tiendas a comprar toda la mueblería infantil de último grito. Antes de decidir visitar tiendas, pregunta entre tus amigos, familiares y contactos si alguien tiene algo de eso guardado en casa o por vender, puesto que seguro alguien hizo el trabajo de comprar algo fabuloso que, apenas el bebé creció, la cuna con todos los muebles se convirtieron en estorbo en sus casas. Si no corres con la suerte de que te lo regalen, al menos te lo va a vender a un precio mucho más accesible.

2. Sé escéptica en las tiendas infantiles: Hay quienes dicen que visitar una tienda infantil produce ganas de tener bebés, y estoy segura que debe ser así. La forma como las tiendas de bebés están decoradas y arregladas, sigue un patrón estratégico que apunta directo hacia la emocionalidad de la futura madre. Sólo 3 minutos en ella y descubres que no sólo buscabas un tetero, sino que hay un tetero para cada momento del día. Si buscas ropita para dormir, te enterarás que existen telas hipoalergénicas ultra rebuscadas para garantizar las mismas horas de sueño que tendría si durmiera con la ropa barata. Tal vez puedan aparecer cosas interesantes por saber, pero sacar la tarjeta de crédito ante la más mínima exquisitez infantil envuelta en “novedad” y sellada con la frase “tu bebé merece lo mejor”, realmente te pone a merced del consumismo maternal. Verifica bien lo que de verdad necesitas comprar, y procura no estar más del tiempo necesario dentro de la tienda.

3. Recuerda que es sólo por un ratico: Ante todo debes tener claro que los niños crecen. Gastar mucho dinero en artículos, zapatos, ropa o accesorios que sólo lo van a usar meses o pocos años, es ganas de botar dinero. La simplicidad es la mayor sofisticación, por ello sé inteligente y compra sólo lo necesario. Si quieres ser un poco más previsiva, puedes hacer una lista de baby shower y colocar allí las cosas que te gustaría te regalaran, pero siempre siguiendo el principio de que los hijos son bebés durante un tiempo muy corto.

Las cosas que generan más satisfacción en la vida, no tienen precio. Por ello sé amorosa con los tuyos, sigilosa con tus compras y responsable con tus finanzas personales.

Si te pareció interesante este artículo, coméntalo en tus redes. Seguro alguien está necesitado de una nota de inspirulina financiera.

 



Deja tus comentarios aquí: