¿Fomentamos aprendizajes significativos?

Un tema que no es ajeno a la polémica es el modo que aún se utiliza en la mayoría de escuelas y colegios a la hora de facilitar los aprendizajes. Aún sabiendo que hoy en día se cuenta con una infinidad de materiales didácticos e interactivos gracias a la tecnología y al Internet,  o la misma naturaleza que nos entrega mucho más, la mayoría de educadores sigue utilizando las mismas estrategias que se utilizaban cuando nuestros abuelos asistían a las escuelas. Después dicen que los niños sufren de Déficit de Atención y otros cuántos trastornos inventados que solo dejan entrever el desgano, desmotivación y aburrimiento que sufre cada uno de los niños cada vez que asisten a la escuela y no les queda otra que sentarse en una mesa, mirar al frente para escuchar al profesor, tomar un lápiz y un cuaderno; teniendo una participación totalmente pasiva que cada vez los aleja más y más de sentir amor y pasión por el aprender.

Es imprescindible facilitar en los niños aprendizajes significativos. Basta de enseñar siempre dentro de la sala de clases. Los niños deben aprender sobre su mundo “afuera”, es ahí donde pasan las cosas maravillosas. Deben estar en contacto con la tierra, plantas, flores, ríos, árboles etc. De lo contrario cómo van a aprender a cuidar y a amar la naturaleza, si no se les permite estar en contacto directo con la misma. De nada sirve hablarle y enseñarle a un niño sobre los animales, plantas…, utilizando láminas para colorear, carteles y afiches; si en realidad lo que necesitan es experimentar y descubrir el mundo a través del contacto directo.

Cuando un niño puede relacionar lo que aprende con sus propias experiencias, su interés vital se despierta, su memoria se activa, y lo aprendido se vuelve suyo” (Rudolf Steiner)

Este dibujo de Francesco Tonucci retrata muy bien el tema planteado:

Tonucci - ElArbol

Qué paradoja. Y así sigue siendo la educación en la mayoría de los establecimientos hoy en día, teniendo los recursos al alcance de la mano para lograr verdaderos aprendizajes motivadores, reales y significativos. Un niño aprende experimentando, descubriendo, jugando, participando activamente; no de manera pasiva escuchando siempre qué es lo que tiene para decirle el educador.



Deja tus comentarios aquí: