Fotografiando en solitario

Si algo ha logrado la fotografía en mí, es sorprenderme todos los días.

Jamás pensé llegar a ser feliz -o al menos estar tranquilo- estando solo, sin más compañía que mis ideas y mis pensamientos en la cabeza.

Tengo que compartirlo, fotografiar en solitario me ha ayudado a encontrar mi centro, a enfocarme, a canalizar mis ideas al tiempo que trato de entender mi entorno en busca de dejarlo plasmado en una imagen.

Hagan el experimento, aíslense por un minuto, no tiene que ser un lugar retirado, cierren los ojos, enciendan su «supresor de ruidos» y traten de escuchar su respiración, abran los ojos nuevamente -si pueden hacerlo por medio de un lente mejor aun- y traten de captar todo lo que los rodea, cambien su óptica, dejen a un lado sus prejuicios, sientan el sol, la brisa, la humedad…

Es posible que no ocurra nada, pero al menos tendrán una óptica distinta de la vida y de seguro una anécdota que contar, en lo personal, fotografiar en solitario, se ha convertido en una especie de meditación / comunión, que me lleva día a día a entender un poco mejor al mundo que me rodea.

Esta vez buscaba paz, buscaba serenidad, y la buscaba más allá de lo obvio.

Para no explicar con palabras, lo que solo un par de imágenes pueden explicar, acá les dejo esa última reflexión, léanla, piensen, medítenla y compartan sus impresiones…

03_RicardoArispe_Falcon_Walpapper_30052014-IMG_5395_1200px 01_RicardoArispe_Falcon_Walpapper_01062014-IMG_5450_1200px

02_RicardoArispe_Falcon_Walpapper_01062014-IMG_5408_1200px

#RegaloDelAutor: si les gustaron las imágenes, pueden descargarlas a full resolución para utilizarlas como fondo de escritorio en la siguiente dirección:

http://detodounfo.co/revista/regalo-wallpapers-cielo-agua-sol-y-sal-por-rarispe/



Deja tus comentarios aquí: