Friendzone: mitos y verdades

Aunque la amistad entre un hombre y una mujer sea posible, no está exenta de que exista atracción por parte de una o ambas partes. Es algo normal, natural, ley de vida. Ahora, las féminas suelen tener el control en estos casos. La chica tiene su amigo y si él llega a gustarle, estadísticamente es posible que él le corresponda, así sea para una aventura (no hay garantía de que se embarque con ella en una relación). Ahora, cuando es el hombre quien se fija en su amiga, una actitud derrotista lo embarga. Ya le han dicho “Te quiero como amigo”, “Valoro mucho nuestra amistad” o cualquier otra frase gracias a la cual él se arrepiente de haberle caído bien en un principio.  De hecho, varias guías de seducción recomiendan distancia y categoría. Indiferencia y soberbia. Herramientas que me llegaron con bastante atraso, mostrándome que siempre hice lo opuesto. Es decir, rápidamente me convertía en ese “amigo” o “confidente” que los “seductores” evitan ser a toda costa. Pero, ¿qué tan grave puede ser caer en la temida Friendzone?

En primer lugar, lo más lógico es que las estrategias de conquista se orienten a las amigas. Es absurdo que un hombre se devane los sesos pensando cómo acercarse a su novia o esposa cuando ya la tiene al lado y duerme con ella todas las noches. Si nos vamos al origen, toda relación íntima demanda una relación previa. Bien sea amistosa, laboral, estudiantil, vecinal o, en casos extremos, virtual.  Él necesita manejar cierta información básica sobre ella. De lo contrario, ¿cómo podría estar cerca? Porque esa es la clave: Cercanía.  Aquel amigo que comparte con la chica a diario durante varias horas tiene mucha más ventaja sobre aquel que aparece eventualmente.  La conoce, la consuela, la aconseja y eso es invaluable. Desde afuera puede verse como una simple interacción entre personas de distinto género, pero tarde o temprano se desarrolla empatía, simpatía y aquel vínculo de complicidad que sólo surge entre amigos.  Indudablemente los sentimientos pueden evolucionar. Si él llega a enamorarse y cree no tener mucha oportunidad, tiene a su favor lo fluctuante que puede ser la decisión de ella. “Del Sí al No de una Mujer la distancia es menor que el grosor de un cabello”. Sabia frase que permanece en mi memoria y me llevó a concluir lo siguiente: “TODO hombre puede conquistar TODA Mujer al menos en un momento de su vida”.

Adiós a las inseguridades. A olvidar los típicos “Peros”: “¡Pero yo no le gusto!” (Irrelevante…), “¡Pero ella está con otro!” (Temporal…), “¡Pero somos amigos!” (Gran cosa…), todo eso debe ignorarse. El amigo tiene una posibilidad. Mejor dicho, UNA posibilidad. Es decir, él no saldrá a la calle pensando que TODAS las Mujeres están a su merced. Mantengo mi teoría, tendría oportunidad con TODAS ellas, pero si estuviera cerca de TODAS durante un tiempo considerable. Lo cual es imposible porque el hombre es único y no tiene una multitud de clones. He allí el detalle. Si el personaje sale a la calle y entre TODAS elige a UNA, inicia contacto y se convierte en su amigo, entonces ha recorrido la mitad del camino. Los grandes maestros de la seducción no se paran en artículos. Son capaces de conseguir trabajo en su empresa, inscribirse en las materias que ella cursa, frecuentar el mismo gimnasio y hasta alquilar un apartamento cerca de su casa. Los resultados suelen ser infalibles porque si está junto a ella durante el tiempo suficiente, podrá observar cómo cambia su humor, sus percepciones, sus decisiones y, por supuesto, sus gustos.

Cuando al hombre no le gusta una mujer, sencillamente NO le gusta. Sólo podría cambiar de opinión ayudado por altos grados etílicos, de resto se mantendrá firme. Ahora, cuando a una mujer no le gusta un hombre, esto puede cambiar gracias a distintos factores que trascienden unas copas de vino. ¿Ejemplos? Menstruación, síndrome pre-menstrual, síndrome post-menstrual, fase lunar, ángulo del sol, lo que dice el horóscopo, estado de ánimo influenciado por el trabajo, la familia y los amigos, factores locales como la política y la economía u otros universales como el calentamiento global y dolor por la cacería de ballenas. Sería suficiente con la ovulación, pero de igual forma ella es hipersensible al entorno. Repito la frase: “TODO hombre puede conquistar a TODA Mujer al menos en un momento de su vida”. No digo que puede hacerlo durante un mes, una semana, ni siquiera un día entero. Me refiero a UN momento. Ese momento puede durar minutos. Si el amigo es astuto, y en verdad lo desea, debe tomarlo, porque si lo deja pasar, tal vez no volverá. No debe confiar en segundas oportunidades. Ni que pase lo que pase. No debería pensar: “Listo, ¡ya la besé!”. Eso pudo haber sido sólo un evento aislado y ese beso pudo haber sido el máximo provecho que se le sacó a un momento donde podía pasar cualquier cosa, desde una aventura hasta convertir a esa amiga en novia, esposa o madre de sus hijos. Definitivamente la Friendzone no es un abismo sino un centro de operaciones donde el amor puede salir triunfante.

 



Deja tus comentarios aquí: