Frutos secos, la merienda ideal

Frutos secos, la merienda ideal

Cuando me preguntan ¿qué puedo merendar?, lo primero que viene a mi mente son los frutos secos, primero porque son fáciles de conservar y segundo porque son ricos en proteínas y grasas poliinsaturadas (de las buenas).

Nueces, almendras, maníes, pistachos, semillas de girasol, nuez de macadamia, avellanas, pecanas, nuez del brasil, merey, castañas, piñones entre otras, conforman esta nutrida familia. Atención, no las confunda con las frutas deshidratadas, son dos productos totalmente diferentes.

Son una excelente fuente de energía, 100 gr de nueces pueden aportar cerca de 600 KCal así que ATENCIÓN una pequeña cantidad bastará para recargar las baterías vespertinas. ¡No se exceda!

Son un excelente complemento de la dieta diaria ya que ayudan a reducir el nivel de colesterol malo y a incrementar el colesterol bueno. Su alto contenido en ácidos grasos oléicos y linoléicos, así como su contenido de ácidos grasos omega 3, intervienen en el control de los niveles de triglicéridos y colesterol del organismo, lo que les convierte en alimentos cardioprotectores.

Al ingerirlas crudas son una magnífica fuente de tiamina (vitamina B1) esencial para que se lleven a cabo varios procesos metabólicos en el organismo, como la absorción de glucosa en el cerebro y la transformación de los alimentos en energía. De igual forma, algunos especialistas la recomiendan para prevenir condiciones como el glaucoma.

Los frutos secos también son ricos en vitamina B6, vital para el metabolismo de aminoácidos y en la formación de hemoglobina en sangre. Al intervenir en la producción de serotonina pueden ayudar a mejorar los síntomas del síndrome pre-menstrual.

¡Pero hay más! No por casualidad forman parte de esta familia de SUPERALIMENTOS.

Son una rica fuente de micronutrientes como potasio, fósforo, calcio, magnesio, zinc, cobre, hierro.

Las almendras y avellanas son ricas en tocoferol, un potente antioxidante que protege al organismo de los radicales libres, responsables de enfermedades como el cáncer. Asimismo, favorecen la hidratación de la piel, evitan la caída del cabello y mantienen a raya los cuadros de dermatitis.

Pero CUIDADO son un potente alergeno, así que si usted sabe que es sensible, evítelas por completo.

Como ya es costumbre, acompaño esta publicación con un par de recetas para incorporar este superalimento a su Lonchera Segura, sin embargo, la mejor forma de consumirlas es en su estado natural, evite aquellas saladas o con saborizantes, así como la versión «garrapiñada» pues incremente en más del 100% su contenido calórico.

Vainitas y almendras salteadas

Ingredientes

(para 4 porciones)

500 gr de vainitas

2 dientes de ajo

500 gr de tomates picados

hierbas italianas (pueden ser deshidratadas)

1/2 taza de almendras fileteadas

Aceite de oliva

Preparación

Lave muy bien las vainitas y corte las puntas de ambos extremos.

Coloque una cucharada de aceite en el sartén y cuando esté bien caliente, agregue el ajo y saltee las vainitas. Esto le tomará unos 5 minutos.

Agregue el tomate y las hierbas italianas y saltee por 5 minutos más o hasta que las vainitas alcancen la textura que más le guste.

Justo antes de servir, incorpore las almendras y mezcle bien para que se incorporen los sabores (recuerde que las almendras poco cocinas son mejores pues conservan su valor nutricional)

Esta es una excelente idea para acompañar la carne o el pollo y es una altísima fuente de fibra.

Ensalada de espinacas y nueces

Ingredientes

75 gr de queso azul

100 gr de hojas de espinaca

50 gr de nueces

50 ml de agua

Cuatro cucharadas de yogurt sin azúcar

Pimienta

Sal

Preparación

Mezcla en un recipiente el queso azul junto con el yogurt, agua y un poco de sal y pimienta. Vamos a batir hasta que formemos un aderezo.
En una ensaladera colocamos las espinacas, nueces picadas y bañamos con la crema de queso azul.

Si planeas llevarlo en la lonchera, recuerda que el aderezo debes empacarlo en un recipiente aparte y usarlo justo al momento de comer.

Buen provecho.



Deja tus comentarios aquí: