Generando amor en vez de odio

La Dra. Elisabeth Kübler Ross (1926-2004) dijo “En el interior de cada uno de nosotros hay una capacidad inimaginable para la bondad, para dar sin buscar recompensa, para escuchar sin hacer juicios, para amar sin condiciones”.

Cuando creas amor y lo das sin pedir nada a cambio la serenidad te captura y todo se vuelve comprensible, admisible y te transforma de manera única.

Todos los seres humanos somos capaces de crear las cosas más bellas cuando estamos conectados con el amor, el odio por el contrario nos lleva en la dirección opuesta.

Cada vez que veo y oigo a personas sosteniendo el odio como bandera más entiendo que lo que me merecen es mi más profundo amor. Porque solo aquel que es capaz de irradiar tanto odio es porque en el fondo no se siente amado.

No sentirse amado es terrible y nos destroza por dentro aunque vayamos por la vida destrozando todo a nuestro paso, nada se destruye con tanta fuerza como nuestro interior.

La reconstrucción de nuestra sociedad inicia por conectarnos con nuestro más profundo amor para poder entregarlo a todos aquellos que lo necesitan empezando por nosotros mismos. Donde haya odio debemos sembrar amor decía San Francisco de Asís y esa es una tarea de todos. Con cuál de estos aspectos te identificas:

  1. ¿Eres de los que grita sin darte cuenta?: Lo haces porque no te sientes escuchado y porque no te conectas con el otro. Si buscas conectarte con él desde tu amor no te haría falta gritar.
  2. ¿Eres de los que hablas de otros a sus espaldas?: Lo haces porque sientes que los demás hacen lo mismo a tus espaldas. Si buscas conversar con esa persona desde tu más profundo amor comprenderás que no es tan diferente a ti, cultiva la compasión.
  3. ¿Eres de los que busca el linchamiento de terceros?: Proyectas lo que sientes en tu corazón. Por qué sientes que te quieren linchar?.
  4. ¿Eres separatista?: Cada vez que intentamos dividir es porque en el fondo estamos separados de algo que era importante para nosotros. Conéctate con tu amor y restáuralo, reúnelo y verás cómo te cambia la vida.

Cada vez que estés en presencia del odio te recomiendo:

  1. No te enganches: Si alguien grita no contestes, míralo con compasión.
  2. No seas multiplicador: ante algún conflicto en la calle no te ocupes de propagarlo porque contaminas tu ambiente con el mismo odio.
  3. Si hablan mal de ti: habla bien de los demás solo el amor puede apaciguar al odio.
  4. No pienses en términos de odio: solo formula pensamientos de amor hacía ti y los demás.
  5. No temas dar amor: entrega tu amor sin restricciones a todos los que entren en contacto contigo.
  6. Amate, ama la vida y a los tuyos por encima de todo.
  7. No caigas en la tentación de responder con odio. Proyecta tu amor.


Deja tus comentarios aquí: