Gimnasia Abdominal Hipopresiva para después del parto

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH) es una técnica creada en los años 80 por el doctor en Kinesiterapia Marcell Caufriez. Consiste en una serie ejercicios en los que se logra elevar las vísceras (el útero, la vejiga y los intestinos), gracias al control de la respiración y el diafragma. Mediante una respiración especial, en apnea, se enseña a los alumnos a elevar el ombligo y contraer el abdomen. De esta forma ayudan a tonificar el suelo pélvico y la zona abdominal. Son ejercicios que se realizan en una postura estática, sin movimiento.

Están recomendados precisamente para después del parto, la corrección de la postura corporal , tratar disfunciones sexuales, la incontinencia urinaria, la menopausia, dolores de espalda y para la recuperación de operaciones ginecológicas y abdominales.

Después de dar a luz, ¿cuándo empezar a practicar GAH?

El momento ideal es después de los tres meses. Esta recomendación se realiza precisamente porque necesitamos que el útero vuelva a su tamaño original, al de antes del parto. Suele aconsejarse más que el pilates por ser una técnica que trabaja los músculos viscerales de manera más adecuada en estos primeros períodos. La Gimnasia Abdominal Hipopresiva ayuda a elevar y fortalecer los músculos internos, ayudando a su recuperación y a que la mujer consiga su silueta anterior.

Muchas mujeres contratan entrenadores personales para ayudarles a estar en forma. Sin embargo, este es un proceso lento que necesita de mucha constancia y mentalidad positiva. Tampoco es recomendable realizar este ejercicio todos los días de la semana. Al comienzo se empieza por dos o tres días, en sesiones de 20 minutos, alargándose en el tiempo. Además, cada mujer es diferente al resto, por lo que a una le puede costar más que a otra adquirir la técnica del ejercicio.

No estamos acostumbrados a realizar apneas voluntarias, ni a abrir nuestras costillas desbloqueando nuestro diafragma. Incluso, debes saber que muchas personas tienen este músculo contraído. La GAH ayuda a liberar esta tensión, por lo que en algunas ocasiones la persona puede experimentar una sensación muy intensa, pudiendo desencadenar el llanto. Esto es normal, no hay que preocuparse.

Beneficios y ventajas de practicar la GAH

  • Disminuye o soluciona el dolor de espalda.
  • Ayuda a eliminar la barriga, reduciendo la cintura.
  • Mejora el rendimiento deportivo al disminuir el cansancio.
  • Previene las hernias abdominales, vaginales, inguinales y discales.
  • Reduce la incontinencia urinaria y la caída de los órganos internos como el útero.
  • Aumenta la capacidad de respiración.
  • Ayuda al equilibrio y proporciona una postura mejor.



Deja tus comentarios aquí: