GPS interno

Somos poseedores de una importante guía interna que no todos se permiten utilizar. No hablo de intuición, sospechas ni presentimientos. Hablo de sabiduría, esa que en ocasiones e inadvertidamente nos lleva a puerto seguro y que solo lo apreciamos tiempo después, ya descansados y posiblemente luego de haber cuestionado nuestro propio entendimiento al respecto.

Ese GPS interno te revela información, direcciones a seguir y si escuchamos y observamos con mayor esfuerzo y concentración también nos dirá si estamos donde queremos estar. Realizará giros importantes ante experiencias que te exalten o te sofoquen, no obstante no define el tiempo de los giros. Te hará saber a través de muchas señales cuando te alejas del objetivo, pero no con suficiente ruido, para escucharlo deberás graduar tu volumen.

Somos receptores de diversos indicadores que nos hacen distinguir posibles caminos, tienen forma de latidos emocionales únicos y están allí presto a expresar su naturaleza que no es otra que nuestra pasión, nos lo hará saber. Un satélite mayor nos proporciona datos constantes para alimentar nuestro GPS interno, también protección y mejoras continuas, aumenta nuestra capacidad e incrementa el potencial que nos permite dar respuestas en lugares desconocidos. En todo eso nos apoya.

Solo nos requiere en tiempo real, alineación con la fuente, permanecer en su órbita. Abandono y confianza a una precisión perfecta que codifica mucho mejor nuestras necesidades, en eso radica esa sabiduría. Otorguemos el inexcusable reconocimiento a la metodología y técnica que el corazón de cada uno utiliza para hacer sentir y ratificar su guía.



Deja tus comentarios aquí: