Gratitud

Gratitud es un sentimiento muy poderoso. Cuando nos encontramos en un estado de agradecimiento, nuestra energía cambia, pues el sentimiento de gratitud posee la gran facultad de elevar nuestra energía vibratoria lo cual nos trae muchos beneficios. Entre ellos, nos ayuda a cambiar nuestro estado de ánimo, a estar más positivos y a tener una mejor visión hacia de la vida.

Hay un ejercicio que siempre recomiendo el cual es tener un “Diario de Gratitud” en el que cada noche anotarás todas las cosas y bendiciones por las que te sientes agradecida. Lo recomiendo, pues he comprobado sus resultados y he recibido muy buenos comentarios de aquellos a los que se los he recomendado y hoy en día lo utilizan como una práctica diaria.

Para poder realizarlo, sólo necesitas compra una libreta o cuaderno, el cual se convertirá en tu diario de agradecimientos; tener siempre un lápiz o bolígrafo con tu diario y, por último, asegúrate de tener tu diario cerca de ti cuando te vayas a dormir. Guárdala en tu mesita de noche. Te recomiendo hacer este ejercicio al final de tu día, cuando ya te dispongas a acostarte.

Como siempre, comienza con tu intención. Ten presente que tu intención es dedicarle unos cuantos minutos a escribirle a nuestro creador; a la vida; al universo (a quien tú desees) y darle las gracias por las bendiciones que has recibido, bien sea en tu vida en general, o en ese día que está por terminar.

Al principio pudiera ser que te sientas bien inspirada, y entonces tu lista de bendiciones y razones por las cuales te sientes agradecida resulte bien larga (lo cual está bien); o por el contrario, que te sientas un poco extraña haciendo esto y no sepas por dónde empezar (lo cual también está bien). Pero no permitas que eso te detenga; ¡continúa! Date una oportunidad y vuélvelo a intentar. Poco a poco se te irá haciendo más natural, y de hecho, te provocará hacerlo cada día más. Notarás como tu estado de ánimo cambiará y te va a ayudar a sentirte más positiva e inspirada.

Continúa el ejercicio cada día, dando gracias por todas las cosas por las cuales te sientas agradecida… ¡Todas! Aquí no hay límite de 140 caracteres como si estuvieras en Twitter, y no tienes por qué preocuparte si vas a aburrir a tus amigos cuando lo lean :-). Así que puedes extenderte todo lo que quieras. Toma tu tiempo y disfruta la experiencia. Siente como tu corazón comienza a llenarse de una hermosa energía y te comienzas a sentir bien. Incluso, te vas a dar cuenta como involuntariamente ¡comienzas a sonreír! ¡Ese, es el maravilloso poder del agradecimiento!

Al pasar los días quizás no tengas más cosas genéricas por las cuales dar gracias, sino que empezarás a dar gracias por las cosas positivas que te pasaron ese mismo día. Sólo piensa en las cosas buenas y mantén tu atención en ellas. Esto te va a ayudar a darle más fuerza a lo positivo en tu vida y disminuir tu atención en lo negativo o en aquello que quizás no fue lo que tú hubieras querido.

Y si te sucede que tienes unos de esos días en los que sientes que todo te salió mal (que a todos nos puede suceder), entonces dirige tus agradecimientos a cosas genéricas, como por ejemplo, al hermoso día soleado que tuviste ese día; al cariño de tu mascota (si tienes una); a lo hermoso del cielo estrellado de esa noche, etc.

Realmente debes agradecer de corazón, pues de nada sirve decir gracias si en nuestros corazones no existe el sentimiento de estar agradecido. Al agradecer abrimos nuestros corazones y le decimos al Universo “esto es lo que me gusta”, y nos abrimos para recibir más de lo mismo.

Agradecer es una acción hermosa, que está basada en el amor, por lo tanto es positiva y tiene una gran vibración energética. Tómate un tiempo ahora mismo –tan solo un par de minutos– y agradécele a nuestro creador por todo lo que tienes en tu vida por lo que te sientes agradecida. Disfruta de lo agradable de ese momento, y quizás quieras permanecer más tiempo en ese estado. Por acá te dejo una sencilla oración con la que puedes empezar:

Señor hoy te doy las gracias por mi vida, por todo el amor que siempre tengo a mi alrededor, por la oportunidad de crecer cada día y de tratar de ser mejor. Gracias por estar siempre junto a mí. Gracias por tu amor incondicional, gracias por ser amor y gracias porque yo también soy amor.

Gracias a ustedes, mis lectores, por estar ahí y leer mis artículos. Le pido a Dios que los colme de bendiciones, hoy y siempre.

Muchas bendiciones de ángeles para ti.



Deja tus comentarios aquí: