Gris como la materia

Esa es la frase que siempre repite mi amiga Annia cada vez que a su alrededor se encuentra alguna persona de esas con el síndrome calimero.

El síndrome calimero fue el título de uno de mis primeros posts aquí en Inspirulina, donde yo describo a las personas que lo padecen son exageradamente dramáticas y jamás las cosas les salen bien.

Entonces gris como la materia en una especie de mantra o afirmación que mi amiga realiza cada vez que se encuentra con alguien pesimista, que se queja de todo.

Estuve leyendo un newsletter que me envió la gente de El método Silva que hablaba sobre la negatividad constante y pude darme cuenta que el “mantra” que repite mi amiga es una especie de ejercicio de bloqueo, lo cual es totalmente recomendado en estos casos, ya que resulta que estar expuesto a esa negatividad (alguien al lado tuyo solamente vive para quejarse) perjudica el funcionamiento del cerebro.

Trevor Blake dice “El cerebro trabaja más como un músculo de lo que pensábamos”, por lo que si estás clavado en un rincón por mucho tiempo escuchando a alguien siendo negativo, es probable que actúes de esa misma forma”.

Por esta razón se recomienda:

  • mafaldaToma distancia: hablar lo menos posible con esa persona y de ser necesario alejarse físicamente, cambiarte de puesto si es que está en tu trabajo.
  • ¡Bloquearla! Esto se hace mentalmente, el método Silva sugiere las visualizaciones, como por ejemplo: imaginar un escudo o también ir mentalmente a nuestro lugar preferido. Yo te sugiero que pruebes repetir ¡Gris como la materia! A mí hasta me resulta divertido.

Siempre debemos procurar nuestro bienestar aun cuando esto amerite alejarnos de alguien que no nos hace bien, no debemos permitir que el pesimismo de otras personas nos arruine el día.



Deja tus comentarios aquí: