Guía para superar los malos momentos

Guía para superar los malos momentos

La vida está compuesta de momentos, y, claro, nos gustaría que esos momentos fueran todos agradables, de disfrute, amorosos, de alegría, pero todos sabemos que no es así. Vamos en una carretera con curvas o quizás en una montaña rusa de bajadas y subidas; hay momentos en los que nos sentimos ganadores, felices y otros en los que podemos caer en desesperación.

Obtener el equilibrio es la decisión más inteligente para poder realizar este viaje llamado vida de la manera más placentera posible, pero ¿cómo hacerlo?

En este artículo quiero dejarte una serie de tips que, si te decides a aplicarlos, te ayudarán a sobrellevar de manera más saludable los malos momentos. No representan una fórmula para no sentir dolor, llorar, estar triste, ni es el objetivo que así sea -ese aprendizaje no podemos dejarlo de lado-, pero sí pretendo que puedas soltar el enganche emocional o la exacerbación de emociones negativas de esos momentos, y puedas pasar la página con la esperanza de que la próxima será mejor. Veamos esos tips:

· Todo pasa: tener absoluta claridad de que nada es eterno es necesario. Ni lo bueno ni lo malo dura; todo pasa. y el mal momento que estés enfrentando ahora también pasará.
· Todo tiene su ciclo y su tiempo: la impaciencia o tendencia a acelerar las cosas no solo estimula en nosotros una conducta impulsiva, sino que puede que complique todo. Hay situaciones que requieren su tiempo, y lo mejor es dejar ser, dejar pasar, entendiendo que ese tiempo tiene un sentido.
· Busca el para qué en las situaciones que te tocan en lugar de compadecerte con el terrible por qué. El primero te lleva al aprendizaje, el segundo a compadecerte y hundirte.
· Mantener la mente ocupada: nada peor que una mente ociosa que al no tener en qué ocuparse puede caer en la tentación de revolcarse en pensamientos no agradables, excesivos que impiden disfrutar del momento presente. Trabajar en lo que te gusta, o por lo menos hacer que te guste lo que haces, es una excelente fórmula para evitar pensar en lo que no suma.
· Entender que el pasado no te define: hay que detener la victimización o autocompasión del yo soy así por lo que me ocurrió, soltar el enganche emocional de lo ocurrido y entender que no es el pasado lo que define tu vida, sino lo que haces en tu presente. La vida puede cambiar en menos de un minuto.
· Ayudar a otros: apoyar a otros en problemas es el medicamento más poderoso para sanar. Te sientes útil, con propósito y generas una cadena de soporte en la vida que se potencia.
· Los errores y fracasos son temporales: pensar que cada fracaso te acerca más al éxito es una actitud ganadora en lugar de hundirte por fallar. Es necesario tener claro que nada es perfecto, incluso tú.
· Toda situación tiene muchas opciones posibles, y mientras más en calma te encuentres y más fe sientas, con más claridad las verás.
· Pide ayuda: no estamos solos en el mundo, apoyarte en las personas que te aman siempre será una excelente opción.

“La vida tiene un lado sombrío y otro que es brillante, y de nosotros depende elegir el que más nos guste”. Samuel Smiles



Deja tus comentarios aquí: