Hablemos sobre la tolerancia

Hablemos sobre la tolerancia

Cada dieciséis de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Tolerancia. Es una celebración que consiste en fomentar el respeto, la aceptación y el aprecio por la diversidad cultural en todo el mundo. Un compromiso creado por las Organización de las Naciones Unidas y sus países miembros.

Hay una oración muy bonita que dice: “paciencia para aceptar las cosas que no podemos cambiar, fuerza para cambiar las cosas que sí puedo cambiar e inteligencia para distinguirlas”.

El reconocimiento y la aceptación de las diferencias entre las personas, radica en aprender a escuchar, a comunicarnos de manera efectiva y en buscar siempre acompasarnos con el otro. Esto es un principio para lograr la verdadera felicidad, porque saber que somos queridos y aceptados tal cual somos es parte de la felicidad suprema.

Tener la capacidad de aceptar aquello con lo que no estamos de acuerdo o es diferente a nuestros valores es tolerancia. Comprender que no todo el mundo tiene nuestros mismos valores, ni sigue las mismas normas, mejora siempre la convivencia.

Hellen Keller dijo “el resultado más amplio de la educación es la tolerancia”. ¿Qué hacer para ser tolerante?

  • Acepta a los demás como son.
  • Evita las peleas y discusiones cuando algo no te agrade en otra persona.
  • Escucha y respeta las ideas de los demás, aunque no estés de acuerdo.
  • Ponte en el lugar del otro para entender.

Si no sabes cómo comenzar a ser más tolerante, empieza por escuchar para entender y no para responder; busca siempre un punto de equilibrio entre tú y la otra persona; toma en cuenta que cada quien ve las cosas e ideas desde su propia perspectiva, y sé amable siempre que puedas.

Dicen por ahí que la tolerancia es el arte de ser feliz en compañía de otros. Piensa en esta frase de Eduardo Alighieri: “Construye dentro de ti a un ser tolerante y respetuoso del otro porque somos diferentes pero iguales”. Ser tolerante es cuestión de práctica diaria, de despojarnos de prejuicios y de entender que las creencias de la otra persona también son válidas.



Deja tus comentarios aquí: