Hacer ejercicios mejora el rendimiento escolar

¿Quieres que tu hijo sea buen estudiante? Quizá una de las cosas más importantes que puedes hacer es animarlo a correr, saltar, jugar pelota, montarse en los árboles, patinar, bailar el hula hoop y a hacer cualquier tipo de ejercicio.

Hace unos días estaba leyendo el New York Times y me encontré con uno de esos artículos que acapara mi atención instantáneamente: Cómo el ejercicio puede estimular el cerebro de los niños. Lo más probable es que mi amor por el deporte venga de mi amor a la gimnasia y de tantos años de entrenamiento en esta disciplina.

El artículo se refiere a una de las investigaciones más ambiciosas que se ha realizado en cuanto a la relación entre la actividad física y el rendimiento cognitivo de los niños. Una vez más los resultados muestran la importancia de la actividad física para la salud y el desarrollo cerebral de los niños, especialmente en términos de las habilidades de pensamiento particulares que más afectan el rendimiento académico

Para el nuevo estudio, publicado en septiembre en la revista Pediatrics, reclutaron niños de ocho y nueve años. Este grupo era de particular interés porque estudios previos habían determinado que a esa edad los niños experimentan un salto en la llamada función ejecutiva del cerebro, que es la capacidad de imponer orden en su pensamiento. Las funciones ejecutivas ayudan a controlar la multitarea mental, mantener la concentración, e inhibir respuestas inadecuadas a los estímulos mentales.

Los niños cuya función ejecutiva no está desarrollada tienden a tener problemas académicos en la escuela, mientras que a los niños con funciones ejecutivas bien desarrolladas generalmente les va mejor. El ejercicio ayuda a desarrollar la función ejecutiva en los niños.

El mensaje básico de los resultados del estudio es lograr que “los niños sean activos físicamente” por el bien de sus cerebros, así como de su salud. Recomiendan los investigadores implementar clases deportivas y de actividad física en las escuelas. Esto no requiere tanto gasto adicional y el beneficio es evidente. Aumentar las horas de clases de educación física durante el horario escolar también podría asegurar que los niños participen en actividades físicas suficientes para la salud del cerebro.

Es lamentable que sea cada vez más común escuchar que se están acortando o eliminando los programas de educación física en muchas de las escuelas de Estados Unidos por razones presupuestarias y a veces de otra índole, como evitar peleas o actos de bullying. “Si quieres que a los jóvenes estudiantes les vaya bien en lectura y matemáticas, asegúrense de que también se mueven”, concluye uno de los investigadores.



Deja tus comentarios aquí: