Hay que tomarse en serio la felicidad

He vivido de todo desde el divorcio de mis padres hasta cáncer. Cuando niño me propuse seriamente ser feliz. La felicidad es una decisión. No solamente tengo que ser feliz yo, debo contagiar a los que me rodean.



Deja tus comentarios aquí: