Haz que sean ¡Buenos días!

Haz que sean ¡Buenos días!

No es cuestión de levantarse con el pie derecho o el izquierdo, tampoco de suerte. Tener un gran día comienza desde el momento que abres los ojos. Sin duda, factores como el cansancio o el estrés pueden influir en la manera en que enfrentas tu cotidianidad, pero agregando pequeñas rutinas a tus mañanas, podrás cargarte de energía para salir a la calle dispuesto a comerte el mundo.

Según un estudio de la Universidad de Nottingham, la fuerza de voluntad está en su tope en las primeras horas del día y va disminuyendo. Por lo que es importante aprovechar ese momento y llevarlo a su máxima expresión.

Una de las cosas indispensables para levantarte con la mejor disposición es tener un ciclo de sueño completo y reparador. Intenta acostarte y despertar siempre a la misma hora, para que el reloj de tu cuerpo se acostumbre a cumplir la rutina de sueño completa y puedas comenzar el día con un nivel óptimo de energía. Estar todo el día soñoliento provocará aversión a cualquier actividad que debas realizar y disminuirá tu capacidad de atención y de trabajo.

Preparar tu ropa la noche anterior, no solo te ahorrará tiempo. Te permitirá escoger bien tu atuendo y no estar todo el día en mal humor porque entre el apuro por salir a tiempo elegiste prendas que no te favorecen. Por otro lado, ¡nunca te saltes el desayuno! Lo hemos esuchado miles de veces y de vez en cuando lo dejamos pasar, pero levantarte un poco más temprano y prepararte un rico y completo desayuno te dará energías para comenzar el día con todo. Además, no desayunar incide en tu metabolismo y en que aparezcan esos antojos poco saludables a media mañana.

Mueve y estira tu cuerpo con un poco de ejercicio matutino; tener actividad física por la mañana mejora tu ciclo de sueño, por lo que evitas el insomnio, te llenas de energía y despejas tu mente mientras le das un espaldarazo a tu salud. También puedes probar tomar una ruta diferente al trabajo: a veces es difícil salirse un poco de la rutina, pero estos pequeños cambios le dan espacio a que te sientas mejor y no andes con el peor humor, a que puedas disfrutar de un paisaje diferente y toparte con situaciones nuevas.

Por último, trata de tener una lista actualizada con tus pendientes, así no perderás parte del día dando vueltas pensando en lo que debes hacer, podrás organizarte y cumplir con todos tus compromisos.



Deja tus comentarios aquí: