Corta la sal, corta la hipertensión

El Día Mundial de la Salud se celebra el 7 de abril para conmemorar el aniversario de la creación de la Organización Mundial de la Salud en 1948. Cada año se elige para esa día un tema que pone de relieve una esfera de interés prioritario para la salud pública mundial. El tema de 2013 fue la hipertensión.
La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica caracterizada por un incremento continuo de las cifras de la presión sanguínea en las arterias. Aunque no hay un umbral estricto que permita definir el límite entre el riesgo y la seguridad, de acuerdo con consensos internacionales, una presión sistólica sostenida por encima de 139 mmHg o una presión diastólica sostenida mayor de 89 mmHg, están asociadas con un aumento medible del riesgo de aterosclerosis y por lo tanto, se considera como una hipertensión clínicamente significativa.
Al tratarse de una enfermedad, tiene sentido explorar las posibles causas que lo producen:
  • Es obeso.
  • Con frecuencia está estresado o ansioso.
  • Toma demasiado alcohol (más de un trago al día para las mujeres y más de dos para los hombres).
  • Come demasiada sal.
  • Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial.
  • Tiene diabetes.
  • Fuma.
Uno de los mayores problemas con la hipertensión es que la mayor parte del tiempo, no tiene síntomas. En la mayoría de las personas, la hipertensión arterial se detecta cuando van al médico o se la hacen medir en otra parte. Por esta razón, las personas pueden desarrollar cardiopatía y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial.
Si usted tiene un dolor de cabeza fuerte, náuseas o vómitos, confusión, cambios en la visión o sangrado nasal, puede tener una forma grave y peligrosa de hipertensión arterial llamada hipertensión maligna.
Usted puede hacer muchas cosas para ayudar a controlar su presión arterial, como:
  • Consumir una alimentación cardiosaludable, incluyendo potasio y fibra, y tomar bastante agua.
  • Hacer ejercicio regularmente (al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico por día).
  • Si usted fuma, dejar de hacerlo.
  • Reducir la cantidad de alcohol que toma.
  • Reducir la cantidad de sodio (sal) que consume (procure que sea menos de 1,500 mg por día).
  • Reducir el estrés. Trate de evitar factores que le causen estrés e incorpore a su rutina diaria meditación o yoga, que le ayudarán a controlarlo.
  • Permanecer en un peso corporal saludable.
Nuestro programa de Alimentación Consciente busca que usted pueda «darse cuenta» cómo lo está haciendo en este momento, en un ejercicio de realidad reflexiva que realizamos a través del conversatorio «Estamos comiendo para ser hipertensos». La meta es que luego de comprender como su actual estilo de vida puede estar acelerando el deterioro de su salud, usted pueda tomar decisiones más asertivas en relación a la manera en la que se alimenta.
Espero que a partir de este momento, monitoree su presión arterial y haga «algo» diferente para mantenerse saludable. ¡Hasta la próxima!


Deja tus comentarios aquí: