Horas efectivas de productividad… ¡Revela este misterio!

Horas efectivas de productividad… ¡Revela este misterio!

Para Dan Ariely, catedrático estadounidense experto en psicología, las mayores horas productivas de una persona promedio, indistintamente de que sean en la mañana o en la noche, no superan el lapso de las dos horas. Por eso es tan importante que aprendamos a conocernos y seamos capaces de identificar en qué momento estamos en mejor condición de hacer nuestro trabajo o tareas cotidianas.

“Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”manifestó una vez Lord Kelvin.

Este asunto del horario y la productividad no es cosa nueva. Es de especial importancia que un líder sepa qué tipo de trabajadores componen su equipo, para hacer una administración más efectiva de su tiempo. Esta información también es valiosa para los propios trabajadores ya que les permite planificar sus tareas en función de las horas en las que saben que su cuerpo y mente pueden estar más alerta, según una reseña del portal es.workmeter.com

Muchas veces podemos pensar que pertenecemos a un determinado grupo. Sin embargo, podemos estar fácilmente equivocados por lo que hoy te explicamos.

¿Diurno o nocturno?

No siempre sabemos en cuáles horas del día podemos ser más productivos. Para entenderlo es oportuno desarrollar pruebas con una serie de tarea en distintas horas. Basta reflejar los resultados de productividad en una hoja o documento, con el alcance y el tiempo consumido, otorgando una calificación numérica.

Tras unas semanas realizando este seguimiento tendrás información suficiente para concluir en qué días de la semana y en qué momentos de la jornada laboral tu cuerpo y mente están más activos, es decir, cuándo son tus horas productivas. Esto te permitirá planificarte mejor y desarrollar tus tareas prioritarias en el mejor momento, con el mayor esfuerzo y concentración.

Es decir, no dediques tus horas de mayor productividad a contestar a emails o a asistir a reuniones, ya que estarás perdiendo casi toda tu jornada laboral. Deja estas funciones y otras como la organización de tu agenda para las horas en la que menos productivo eres.

Mucha subjetividad

El problema es que se trata de un método subjetivo, que depende de tu propia concepción de productividad y de tu opinión personal sobre el esfuerzo que has realizado y si los objetivos son los esperados. Además de que tendemos a ser generosos con nuestros propios resultados.

Con la cuantificación y la medición de tu trabajo, podrás reflexionar sobre tus hábitos de trabajo para que sepas optimizar tu rutina para que seas consciente de cuándo son tus horas productivas y a dónde se marcha tu valioso tiempo. Con su información aprenderás a gestionarte de una forma distinta para dedicar tus horas productivas a sacar las tareas primordiales adelante y no malgastarlas en la gestión ni en la organización de tareas.



Deja tus comentarios aquí: