Hoy me levanté con ganas de un amor

Hoy tuve una dosis de Inspirulina y quise compartir esto con toda la comunidad.

“Estoy [email protected] de estar [email protected]”. “Necesito urgentemente alguien que me ame”. “El amor y yo no somos buenos amigos; me amaré yo [email protected] desde hoy”. «Yo no nací para amar»…

Frases como estas las he escuchado una y otra vez en mi caminar por el mundo del ayudar a otros. Muchas personas te ven sonriendo a diario y piensan que tu sonrisa es el reflejo de sentirte plenamente [email protected], y realmente puede tener algo de veracidad esta afirmación, lo cierto es que cada persona que se siente [email protected], se encuentra en ese estado de plenitud amorosa, simplemente porque así lo decidió.

Amar es una decisión. No amas porque sientes, amas porque así lo decides. Norbey Rodríguez

Muchas veces un desamor nos ha desmoronado todo lo que habíamos construido, personas que su único fundamento era su otro, y al irse, se fueron abajo.

En muchos casos  el apego o el desapego es el reflejo de los faltantes internos que poseemos; falta de aceptación, seguridad, variedad, importancia, amor, crecimiento y aún de contribución, lo que Anthony Robbins llama las 6 necesidades básicas; que pueden ser fundamentales en nuestra vida o superiores y espirituales.

¿Quién puede vivir sin amor?

A veces pensamos que la mejor solución es no amar. “Yo mejor no amo a nadie así nadie me va a dañar”…

Pero la verdad es que amamos desde que nacemos y nos aman antes de nacer.

Los griegos lo experimentaron todo en cuanto a las relaciones, es impresionante leer todo lo que pasó en su cultura con el ánimo de conocerse como seres humanos y entender lo que muchas veces no entendemos claramente: “El Amor”.

Ellos tenían más de 10 palabras que expresaban “Amar”, muchas de ellas diferenciaban un amor de otro.

En el libro ¿Por qué Amamos?, Helen Fisher una antropóloga canadiense que se ha dedicado los últimos 30 años a estudiar el amor desde un punto de vista científico, nos habla que estas 10 palabras griegas referidas al amor pueden estar en 6 categorías;

  1. Amor Eros: Amor apasionado, sexual y erótico. Deseo + Amor Romántico.
  2. Manía: Amor obsesivo, celoso, irracional, posesivo y dependiente.
  3. Ludus: Amor juguetón, despreocupado, sin ataduras y compromisos.
  4. Storge: Amor compañero, amistoso, conversador.
  5. Amor Ágape: Amor desinteresado, no espera nada a cambio.
  6. Pragma: Amor de sentido, de compatibilidad, de ganar-ganar.

En mi caso, según mi formación teológica, la Biblia enuncia 3 de estos 6 tipos de amor: El amor Eros, Ágape y el Fileo.

El amor Eros: como lo vimos anteriormente es el amor apasionado, sexual y erótico. Deseo + Amor Romántico. Es el amor destinado al matrimonio, a compartirlo con tu pareja toda la vida, es el deseo sexual y el rose de piel que te hace suspirar todos los días.

El amor Ágape: es el “amor a pesar de”. Te amo aunque tú no lo hagas, te amo aunque me olvides, y te amo aunque me ofendas. Estas cualidades de amar no están dadas para nosotros los humanos; es de Dios, y es por eso que el amor ágape es un ejercicio voluntad, una decisión deliberada. Esta es la razón por la cual Dios puede ordenar que amemos a nuestros enemigos, porque Él nos ama sin interés.

El amor fileo, que significa “tener un interés especial en alguien o algo, con frecuencia enfocado en una asociación cercana” ; este se refiere a un fuerte agrado o a una fuerte amistad, implica una conexión emocional fuerte, y por lo tanto se utiliza para “amor” o amistad profunda, entre amigos.

Es difícil diferenciar a ágape y fileo, pero Juan 21:15 lo explica muy bien, si lo vemos desde las escrituras originales. Jesús se encuentra a Pedro y le pregunta:

Jesús: Simón ¿tú me amas (ágape) más que a éstos?
Pedro: Sí, Señor; tú sabes que te amo (fileo).
Jesús: Simón ¿me amas (agape)?
Pedro: Sí, Señor, tú sabes que te amo (fileo).
Jesús: Simón ¿tú me amas (fileo)?
Pedro: Triste vuelve a responder; Señor…tú sabes que te amo (fileo).

Jesús le hablaba a Pedro en amor Ágape pero Pedro aún estaba en modo Fileo. Jesús le decía a Pedro, Pedro me amarás pase lo que pase, y Pedro le decía; sí, eres mi amigo yo te amo. Estaban en dos frecuencias diferentes.

Muchas veces ¿te has sentido en la frecuencia equivocada?, que tu pareja te habla de amor y tu no los entiendes? El Dr Gary Chapman, en su libro los 5 lenguajes del amor, expresa que no nos podemos entender porque existen 5 tipos de lenguajes aplicados a la relación de pareja, es por eso que debemos alinear nuestra frecuencia y comenzar a amar plenamente.

El Primer Lenguaje del amor son Las Palabras de Afirmación; el cual consiste en expresar emocionalmente el amor usando palabras que eleven a la persona. Salomón escribió en Proverbios 18:21; “La muerte y la vida están en poder de la lengua”. Los elogios verbales, o palabras de aprecio, tienen gran poder como comunicadores de amor.

Estos son algunos ejemplos que te ayudaran: “Te ves muy bien con esa ropa”, “cocinas muy rico”, “gracias por haber lavado los platos”, “Agradezco que sacaras la basura hoy”, “Estoy orgulloso(a) de ti”, “eres una persona muy inteligente”, entre otras.

El segundo lenguaje es el tiempo de calidad;  y se trata de entregarle por completo toda nuestra atención a nuestra pareja, por un tiempo y lugar determinado. No se trata de ver televisión juntos, sino de sentarse sin distracciones, mirarse a los ojos y hablar sobre temas importantes. También puedes caminar juntos, cenar, o hacer algo en que estén juntos y se miren el uno al otro. Ver un juego de Fútbol o Béisbol no cuenta. Tu pareja es lo más importante ese momento.

El tercer lenguaje es el de los Regalos: Recibir un regalo cambia tu perspectiva, no importante en qué lugar del mundo estés, un regalo te llega al corazón. Al dar un regalo estás afirmando; estuve pensando en ti y te compré este regalo.

El cuarto lenguaje son los actos de servicio; y hacer cosas que te gustaría que tu pareja hiciera, como: lavar, planchar, limpiar, cocinar, cambiar al bebé, sacar al perro, dar un masaje, ir de compras, entre otras. Es hacer algo que tu pareja vea que te salió del corazón, no necesitas planificarte, sólo estar atento a las necesidades de tu pareja y hacerlas con buena voluntad, esas expresiones es un mensaje directo: “Te amo”.

Y el quinto lenguaje del amor es el toque físico; y es sentir al otro cerca, saber que no importa lo que pase, allí esta, lo sientes, lo tocas, lo palpas, tomándose de la mano, abrazándose, besándose, teniendo relaciones sexuales, hay quienes sienten que no los aman si no hay toque físico. Siente a tu pareja, por algo esta a tu lado.

Descubre los tres tipos de amor y analiza los 5 lenguajes del amor en pareja; estoy seguro que tus relaciones van a cambiar para siempre desde que comiences a practicarlo en tu vida, te sentirás plenamente [email protected] y podrás decir; “Amo y me siento [email protected] porque así lo decidí”.

Por: Lcdo. Norbey Rodríguez

Comunicador Social / Teólogo/ Coach de vida

[email protected]

@norbeyrodriguez

www.corpoleader.com



Deja tus comentarios aquí: